Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las Cuencas, del negro al verde: Los nuevos proyectos de energías renovables darán servicio a 24.000 hogares

El parque solar de Pumardongo, la minicentral de Rioseco y la térmica de biomasa de La Pereda sumarán 68 megavatios de potencia instalada

Instalaciones de la térmica de La Pereda, en Mieres.

Los nuevos proyectos de energías renovables planificados para las Cuencas –el parque solar de Pumardongo y la térmica de biomasa de La Pereda (ambos promovidos por Hunosa), y la minicentral eléctrica de Rioseco– prevén sumar una potenciar instalada de más de 68 megavatios, lo que permitiría generar energía para satisfacer el consumo de 23.800 hogares. La cifra podría ser incluso mayor –107 megavatios y 37.450 hogares– en el caso de que la planta solar de Hunosa cumpla las previsiones más optimistas de desarrollo, hasta llegar a los 50 megavatios. La estimación general es que, por cada megavatio de energía generado se cubre el gasto doméstico de una media de entre 320 y 350 hogares.

Una imagen aérea de la escombrera de Pumardongo. LNE

La central térmica de La Pereda (Mieres), que tradicionalmente ha funcionado con carbón, aspira a convertirse en una instalación de biomasa, manteniendo sus 50 megavatios de potencia. Se trata de una iniciativa que cuenta con un presupuesto de 41 millones de euros, que permitirá mantener los 73 empleos existentes en la instalación y que, según los cálculos de la compañía pública, generaría hasta 197 empleos indirectos ligados al desarrollo de la gestión forestal. El proyecto supone un importante cambio en las instalaciones de la central térmica. Entre las modificaciones que habrá que desarrollar están la adaptación de la caldera, la incorporación de una tecnología que incrementa la potencia neta de la planta con la mejora de la eficiencia del ciclo de refrigeración y un sistema de almacenamiento logístico del combustible.

Sobre estas líneas, la zona donde se instalará la minicentral en Rioseco. | L. M. D.

Hunosa también planea desarrollar una ambiciosa iniciativa en la escombrera mierense de Pumardongo. Se trata de una planta solar de 11,3 megavatios que promoverá en colaboración con las empresas Imsa y Maetel. Se trataría, a día de hoy, de la mayor planta solar de Asturias, y sería una de las más importantes de las que están en desarrollo. La meta es generar energía eléctrica para la red general, aunque en el futuro se plantea explotar también su posterior aprovechamiento para la generación de hidrógeno. Aunque la planta que se proyecta es de 11,3 megavatios, hay un segundo proyecto, ya a medio plazo, para implantar una potencia de 50 megavatios, igual a la que actualmente tiene la térmica de La Pereda.

Un proyecto más avanzado es la minicentral de Rioseco, que ya tiene luz verde para que se puedan poner en marcha las obras. La Consejería de Administración Autonómica dio la pasada semana el visto bueno al trámite ambiental, el paso que faltaba para que se puedan ejecutar los trabajos. La instalación, con cuatro millones de inversión, prevé generar energía suficiente para satisfacer el consumo anual de más de 2.000 hogares. El plazo de ejecución de la obra es de un año. Tendrá una potencia de siete megavatios.

Compartir el artículo

stats