Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La piscina Manuel Llaneza de Mieres ya tiene fecha de cierre: el último baño será el 31 de agosto

Los diez trabajadores de la instalación ya han comenzado a recibir las cartas de despido, en el marco del proceso de liquidación

Instalaciones de la piscina Manuel Llaneza de Mieres. | A. Velasco

La cuenta atrás para la clausura de la histórica piscina Manuel Llaneza ya está en marcha. La emblemática instalación de Mieres, inaugurada en 1950 y refundada en 1988, ya tiene fecha de cierre. Será el 31 de agosto el último día en que los socios podrán utilizar las dependencias. El 1 de septiembre ya se hará efectivo el despido de los diez trabajadores y dejará de haber actividad. La entidad no ha podido superar una situación que ya viene de lejos, pero que la pandemia y los costes energéticos se han encargado de agravar, hasta llegar a la liquidación dictada por el juez.

"Los trabajadores ya están recibiendo las cartas con el día en que finaliza su actividad. El día 1 de septiembre ya no vendrán y esa también es la fecha fijada en principio para que la piscina deje de funcionar", explicó Fernando Gómez, gerente del Club Deportivo Manuel Llaneza, que también expresó el sentir de los socios. "Lo que te manifiesta la gente es mucha pena, que es la misma que sentimos nosotros. Es una situación muy dura".

Los responsables del Club Deportivo Manuel Llaneza había asegurado que, a mediados del pasado julio, ya se vieron obligados, "en cumplimiento de la legislación vigente", a presentar en el Juzgado Mercantil la solicitud de declaración voluntaria de concurso de acreedores y simultánea conclusión del procedimiento por insuficiencia de masa activa para el pago de los créditos. La entidad tomaba esta decisión al estar atravesando una complicada situación. Aunque ya venía de los últimos años, en estos meses se había vuelto insostenible por "el durísimo impacto económico sufrido no solo por la pandemia, sino también con la subida exponencial de los costes energéticos y los suministros". Algo que terminó por ahogar la economía del club.

Deudas

El juez ordenó días después la liquidación de la entidad, al entender que no tenía la suficiente "masa activa" para poder afrontar el pago de las deudas acumuladas en los últimos tiempos. El "brutal" incremento en la factura energética, así como la falta de socios hicieron inviable el futuro de la instalación, que entró en un proceso de liquidación y que cerrará sus instalaciones de forma definitiva el 1 de septiembre.

El Club Deportivo Manuel Llaneza de Mieres llegó a lanzar una desesperada campaña de captación de nuevos socios. El gasto total de la instalación era actualmente de 30.000 euros mensuales "para subsistir", una cifra a la que últimamente ni se aproximaba. En concreto, la instalación habría necesitado 13.000 euros más al mes para mantenerse. En la actualidad los ingresos procedentes de las cuotas que pagan los socios ascienden a 17.000 euros al mes.

Una vez sabido que no habría marcha atrás con el cierre de la piscina, las familias de los nadadores y los entrenadores de la entidad decidieron impulsar la fundación de un nuevo equipo en el que los chavales puedan seguir formándose y competir. El Ayuntamiento ya conoce el proyecto y ahora busca un hueco para la nueva entidad deportiva en la piscina municipal de Vega de Arriba.

Compartir el artículo

stats