Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Laviana tendrá playa fluvial el próximo año: La Chalana se recuperará con 1,5 millones

El plan incluye, junto a una zona de agua remansada para el baño en el Nalón, la regeneración del bosque de ribera, sendas y una pasarela

Laviana volverá a tener playa fluvial el próximo verano. La iniciativa forma parte de un proyecto de regeneración del río Nalón en el entorno de La Chalana que impulsa la Confederación Hidrográfica del Cantábrico, en colaboración con el Principado y el Ayuntamiento. El plan –presentado ayer en el Consistorio– tiene un coste de 1,5 millones y establece la recuperación de más de dos hectáreas de bosque de ribera, con más de un kilómetro de sendas. Se eliminarán barreras como los muros existentes y habrá nuevos accesos al río. También se creará un área recreativa y se construirá una pasarela de madera que servirá de nexo de unión entre ambas márgenes. La zona de agua remansada para el baño estará en el tramo de La Cuaña, aunque no se descarta habilitar otros espacios similares para el mismo fin.

La presentación del proyecto contó con la participación del presidente de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico, Manuel Gutiérrez; el director general de Medio Natural del Principado, David Villar; el alcalde de Laviana, Julio García; el presidente de la asociación Uracan, Jerónimo González; y el presidente de la asociación de pescadores "Amigos del Nalón", Prudencio Marcos. El presidente de la Confederación Hidrográfica de Cantábrico expresó que la entidad "iniciará la redacción del proyecto en septiembre" con el objetivo de que esté listo en cuatro meses, "dentro del año". Una vez que se disponga del presupuesto final (la estimación es que ronde los 1,5 millones) "se tramitará un convenio para determinar los compromisos que asume cada administración" en la financiación, ejecución y mantenimiento de la obra.

La actuación –según explicó Jesús Garitaonandia, director técnico de la Confederación– fija la sustitución de los muros existentes por taludes con vegetación, con una escollera en la parte inferior y un "sustrato en la parte superior que incorpore técnicas de bioingeniería para facilitar el crecimiento y asentamiento de las especies típicas del bosque de ribera". Se construirán nuevos accesos al río, "con espigones para crear remansos".

La zona de La Cuaña, en la que actualmente se realizan tareas de saneamiento.

La recuperación del bosque afectará a 2,48 hectáreas con alisos y fresnos, y se realizarán actuaciones encaminadas al asentamiento de especies de fauna típica y ecosistemas de ribera. Se ejecutarán, además, 1,2 kilómetros de nuevas sendas, un área recreativa y una conexión de ambas márgenes con una pasarela. Además, el Ayuntamiento de Laviana tramitará la instalación de un dispositivo desmontable, "de características compatibles con los valores ambientales del entorno, para la creación de un remanso que facilite el baño en el período de estiaje", tal y como figura en la memoria del proyecto.

El alcalde de Laviana expresó que "ahora hay una propuesta que se plasmará en un proyecto que comenzará a realizarse en septiembre. Si todo va de acuerdo con esos planteamientos, yo entiendo que el próximo año ya podemos tener algo allí y yo voy a luchar para que una de las primeras actuaciones sea esa", indicó en alusión a la playa fluvial. "El horizonte es el verano de 2023. En septiembre se definirán las actuaciones, pero tampoco se descarta que pueda haber otra zona de aguas remansadas".

Jesús Garitaonandia, Prudencio Marcos, Manuel Gutiérrez, Julio García, David Villar y Jerónimo González. | M. Á. G.

Para David Villar, el proyecto en La Chalana "es un ejemplo que puede servir para otras zonas, una muestra de cómo ponernos de acuerdo para un fin que perseguimos todos que es, además de la conservación de la biodiversidad, un uso sostenible del agua como recurso". Jerónimo González agradeció el apoyo de las administraciones y destacó el "mérito de la ciudadanía" que participó en una campaña de recogida de firmas para demandar la actuación. Prudencio Marcos resaltó que beneficiará la población piscícola porque "habrá pozos y sombra para reducir la temperatura del agua".

Compartir el artículo

stats