Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Salarios dignos, jornadas decentes", el clamor del personal de ayuda a domicilio

Langreo acogió ayer una concentración de protesta a la que acudieron cientos de trabajadoras con motivo de la huelga indefinida del sector

Un momento de la concentración, ayer, frente al Ayuntamiento de Langreo. | L. Díaz

Centenares de personas acudieron ayer a la concentración organizada en Langreo con motivo de la huelga indefinida que mantienen las trabajadoras del Servicio de Ayuda a Domicilio (SAD), Centros de Día y afines que arrancó el pasado día 16. Las manifestantes reivindican "unas condicionales laborales justas", señalando que cuentan con un "convenio caducado" que hay que mejorar.

La concentración, que en los días anteriores se produjo en otras partes del Principado, tuvo lugar ayer en el distrito langreano de Sama, frente al Ayuntamiento de Langreo. Allí se escucharon consignas como "salarios dignos, jornadas decentes", dando cuenta de sus peticiones. Y es que exigen un nuevo convenio colectivo con mejoras en lo tocante a los salarios, el tiempo de traslados, el de descanso y "pausa del bocadillo", la jornada laboral y la actualización del coste del kilometraje como principales reivindicaciones. También se pide la revisión de los ratios entre personal y usuarios, o establecer la edad de jubilación a los 60 años.

Detalle de una de las pancartas. | L. Díaz

Asimismo, se dejó claro que la protesta no es únicamente de las trabajadoras del SAD, sino que también incluye al personal de los Centros de Día, que también secundaron la huelga indefinida. En su caso, la huelga ha coincidido con un porcentaje de la plantilla que se encuentra en periodo vacacional que está siendo sustituida por personal eventual, mientras que otra parte está cubriendo los servicios mínimos, por eso su presencia ha sido más reducida en las protestas. "No somos invisibles, somos menos, pero también estamos en la lucha por nuestros derechos", aseguraban ayer.

Motivos

La huelga indefinida se decidió tras la ruptura de las negociaciones entre el colectivo, que suma más de 3.500 personas en Asturias, y las tres patronales del sector. El servicio está gestionado por los Ayuntamientos a través de una encomienda que les hace el Principado, una medida que estará vigente hasta el 31 de diciembre de 2023. A partir de entonces, el Principado valorará un cambio de escenario con otros modelos de gestión e, incluso, llegando a asumir incluso la licitación conjunta de la ayuda a domicilio en Asturias con el objetivo de garantizar el acceso en igualdad de todos los asturianos y las condiciones de calidad en las que debe prestarse.

Compartir el artículo

stats