Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los ganaderos analizan el sector, marcado por la subida de costes, en la feria de San Martín: "Es insostenible seguir así"

«Nunca se estuvo tan mal, si se mantiene no habrá relevo generacional», lamentan los participantes en el certamen

14

Concurso de ganado en la Feria de San Martín. P. A.

San Martín del Rey Aurelio recuperó una de sus citas más apreciadas. Tras dos años sin poder celebrarse por la pandemia, El Florán acogió la cita anual con los ganaderos, con el concurso que se enmarca dentro de Femex (Feria de Muestras y Exposiciones). Lo hizo con un ambiente de contraste de sensaciones entre los profesionales y aficionados del sector. Por un lado la alegría se manifestó por el reencuentro, volver a mostrar en la calle su trabajo e intentar en muchos casos mantener viva la tradición familiar. Pero no faltó la tristeza y los corrillos en los que se analizó la difícil situación que vive el sector. «Nunca se estuvo tan mal como ahora. Han subido muchísimo los costes, pero no el precio de la carne. Es insostenible seguir así», coincidieron en señalar los participantes en el certamen de ganado, que lleva 70 ediciones celebrándose.

«En esta situación se ve más que nunca quien es ganadero de verdad, porque esto se sostiene por la afición de la gente». Joaquín Orviz es el padre de Teresa Orviz, que pone nombre a esta ganadería con más de tres décadas de trayectoria, y que cuenta con una decena de animales actualmente. «Al final el que tiene pocas vacas salva un poco toda esta situación, pero el que tiene muchas está en un momento muy difícil por culpa de todo el aumento de los costes, porque ha subido todo, el pienso, la gasolina... pero el ganado vale menos», lamentó.

En el extremo contrario se sitúan cinco familias, en torno a las ganaderías Neolpe y Los Juacos –ésta última ya participó en el primer concurso de ganado hace 70 años– y que mueven unas 200 reses. «Si sigue así no habrá relevo generacional, será imposible vivir del ganado», explica Tere Díaz, que sigue los pasos de su abuelo y confía en que los niños de la familia también los continúen. «El problema es que sube el pienso, que antes costaba una tonelada 250 euros y ahora 510, también el tractor es un gasto grande, con arrancarlo solo son 50 euros al día, han subido casi todos los costes un 200 por ciento, pero no el precio de la carne», cuenta Miguel García Revuelta. «Está todo muy mal, pero no queda otra que seguir luchando para sacarlo adelante».

Mientras los que viven profesionalmente de la ganadería pelean por la supervivencia de este sector, los que cuidan del ganado como complemento confían en poder «al menos cubrir costes, porque esto se hace por afición», relata Cristian González, de la ganadería Natalia Rodríguez García. «Es que siempre estamos diciendo que o se toma una solución o cerrarán muchas ganaderías, pero que ese momento ya llegó y muchos ya lo están haciendo», subraya José Luis Silva, de la ganadería Lucas de la Rosa Antuña.

Críticas del PP

Desde el Partido Popular, Javier Brea, diputado y portavoz de agroganadería, criticó durante su visita a Femex que «los gobiernos socialistas se han empeñado en ir en contra del campo y acabar con el sector primario» y criticó «la nueva política de topar los precios en el lineal, sin tener en cuenta la subida de los costes», lo que a su juicio supone «un esperpento de corte comunista». Brea estuvo acompañado de María Teresa Mallada, presidenta del PP asturiano; Juan Carlos González, presidente del PP de San Martín del Rey Aurelio; José Manuel Pimentao, portavoz de la formación; Alberto Benito, concejal; y José Manuel Benavides, componente de la Junta local de Laviana.

Fueron muchos los visitantes que se acercaron durante una mañana muy soleada por el entorno de El Florán en Blimea para observar las reses presentadas a concurso, también disfrutar con los caballos y ovejas que también estuvieron expuestas en Femex. «Es bueno que sepan desde pequeños la importancia del campo y que participen en todas las actividades que hay en la zona», explica Sergio Díaz, que acudió con su hija de dos años Nerea Díaz. «Le gusta mucho les vaquines», subraya.

Compartir el artículo

stats