Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Iglesia reclama "un informe riguroso" de las personas de la fosa de El Condao

El Arzobispado sitúa el cementerio como "espacio de silencio y oración" tras pedir IU de adecentar la sepultura de guerrilleros antifranquistas

Aurelio Caxigal, Manolín de Llorío, Manolo Caxigal y Casimiro "El Canijo", en los montes de Laviana. Lne

El Arzobispado de Oviedo reclama un "estudio y un informe riguroso" sobre las personas enterradas en la fosa común del cementerio de San Esteban de El Condao, en Laviana, tras la petición de Izquierda Unida de poder adecentar este espacio para reconocer la figura de ocho hombres que integraban el grupo de guerrilleros antifranquistas de Manolo Caxigal. "No se sabe con certeza quién está enterrado allí, debido a que no ha habido unanimidad en la relación de los nombres de las personas inhumadas", destacan fuentes eclesiásticas, que mantienen que esa fue la respuesta que se dio a IU cuando trasladó la petición.

El pasado domingo, un grupo de militantes de la formación, acompañados del coordinador regional Ovidio Zapico, denunciaron las "trabas de la Iglesia" para poder adecentar y reconocer a ocho componentes del grupo de Manolo Caxigal, que fueron asesinados en 1950. "Hay que avanzar en la verdad, justicia y reparación", relató Zapico, que instó a que se cumpla la ley de memoria democrática.

"La Iglesia siempre ha colaborado con las asociaciones de memoria histórica", responden desde el Arzobispado de Oviedo. En esa misma línea subrayan que, ante la petición para actuar en la fosa común, el protocolo de actuación pasaría ahora por identificar los restos, tras presentar el informe, y que las familias los recojan y los ubiquen en otro emplazamiento, ya que consideran que donde está la fosa es el lugar por debe crecer en el futuro el cementerio.

Desde la Iglesia consideran que la doctrina para este tipo de actuaciones, "promovidas por entidades ningún vínculo con la parroquia", pasa por "respetar la naturaleza del lugar", por lo que estiman que el camposanto, al ser de índole católica, debe ser "un espacio de silencio y de oración".

El pasado domingo, Ovidio Zapico indicó que instarán al Principado a que se declare este espacio como "Lugar de la Memoria" para que se puedan agilizar los trámite, ante la negativa de la Iglesia. Desde Izquierda Unida defendieron la necesidad de "tener el sitio bien cuidado y bien protegida la memoria", para que se reconozca a "estos defensores de la democracia", en alusión a Manuel Díaz González (Manolo Caxigal), Negrete, Eloy Álvarez Martínez (El Ruso), Ángel Martínez Rodríguez, Ovidio González Morán, Roberto Montes Rodríguez, Vicente de Blas Almodóvar y Manuel Castaño.

Compartir el artículo

stats