Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El deporte se une contra el cáncer en el Caudal con dos pruebas solidarias

Un torneo de baloncesto en Mieres y una prueba ciclista entre Lena y Aller sirvieron para recaudar fondos en la lucha contra la enfermedad

Uno de los partidos de la categoría senior femenino, en el torneo de Mieres. | A. Velasco

El deporte siempre ha sido un elemento de unión, de respeto, de valores. Y en las comarcas mineras se ha demostrado de nuevo este fin de semana. Ayer, más de un centenar de chavales participaron en un torneo de baloncesto tres contra tres para recaudar fondos para la asociación Galbán, que lucha contra el cáncer infantil. Y el sábado, el ciclista juvenil Pelayo Merino reaparecía cincuenta días después de haberse roto una pierna en la vuelta a Valladolid. Para celebrar este regreso, promovió una causa solidaria con la asociación "Xti Xtodos", que también reúne fondos para mejorar la vida de los pacientes con cáncer.

El parque de Jovellanos de Mieres se convirtió ayer en un improvisado polideportivo, al más puro estilo de las canchas de baloncesto callejero de Estados Unidos. Cuatro pistas, más de una treintena de equipos y más de cien chavales quisieron darse cita en un campeonato "3 contra 3" en el que lo más importante no era el resultado final, sino la recaudación de fondos en favor de la asociación Galbán, que trabaja con familias y niños enfermos de cáncer.

Pelayo Merino, en su bicicleta, justo antes de comenzar el reto.

Pelayo Merino, en su bicicleta, justo antes de comenzar el reto. Andrés Velasco

Una mañana de baloncesto que fue posible gracias al joven Héctor Fernández, que hace años fundó la asociación "Fuck Cáncer", con la que lleva haciendo varias campañas con la idea de recabar fondos para la citada causa. "La verdad es que estamos muy contentos; es la tercera edición de este torneo solidario y es la ocasión en la que más equipos inscritos tenemos. Y eso siempre es un éxito porque lo que buscamos es lograr fondos para luchar contra el cáncer", explicaba Fernández, a pocos metros de la mesa en la que se iban anotando los resultados de los partidos.

El joven se mostraba muy satisfecho por poder llevar su deporte favorito, el baloncesto, al centro de Mieres, y de la respuesta del público. "Hemos tenido suerte con el tiempo, porque tenemos una mañana muy agradable. Y, además, ha venido mucha gente, no solo a jugar, sino también a ver los partidos y a colaborar comprando merchandising o en una especie de fila cero que hemos creado para que todo aquel que quiera pueda aportar su granito de arena", explica un sonriente Héctor Fernández, que además quiso agradecer al Club Baloncesto Villa de Mieres (BVM), su colaboración, "sin la cual sería imposible hacer este evento".

Participantes en la mesa de control, con Héctor Fernández y Juan Lana, tras el mostrador de inscripciones y donativos. | A. Velasco

Precisamente el presidente de la entidad deportiva, Juan Lana, señalaba que "siempre vamos a estar colaborando con este proyecto tan maravilloso que está llevando a cabo Héctor. Estamos muy contentos con el resultado". "Al final, todo lo que podamos hacer es para la asociación Galbán y eso es lo importante", subrayaba Lana.

Ciclismo

No fue la de Mieres la única acción solidaria del fin de semana. También el ciclismo tuvo su cuota de protagonismo. En concreto, fue Pelayo Merino, un joven corredor que quiso hacer un esfuerzo también para colaborar en la lucha contra el cáncer.

Merino se rompió la pierna en la pasada vuelta a Valladolid. Y el sábado, solo 49 días después del brutal accidente, quiso volver a subirse a la bici por ser la última prueba del calendario en Asturias. Su reto, donar un céntimo por metro recorrido. Y gracias a los 23 kilómetros que realizó, hasta la puerta de la casa de su abuela en Moreda, la asociación langreana "Xti, Xtodos", recibirá 230 euros para seguir peleando contra la enfermedad.

Compartir el artículo

stats