Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los vecinos apelan al Gobierno para lograr el desahucio del "narcopiso" de Mieres

La comunidad pide a Delia Losa que inste al TSJA a que autorice registros | La Policía detecta nuevos puntos de venta en la ciudad

Los vecinos de la comunidad, durante una reciente protesta frente al bloque de viviendas en el que se encuentra el céntrico narcopiso». | D. M.

El movimiento vecinal de Mieres acordó ayer pedir a la Delegación del Gobierno que inste al Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) para que desde la administración judicial se posibilite que la Policía Nacional pueda realizar registros en el céntrico "narcopiso" a través del que se canaliza buena parte del tráfico de droga en la ciudad. La Agrupación Vecinal trasladará la demanda con carácter urgente a través del alcalde del concejo, Aníbal Vázquez.

Los portavoces de la comunidad del bloque de pisos de la urbanización Buenavista "invadido" por la droga mantuvieron ayer una reunión con los jefes de la Comisaría de Policía Nacional. Acudieron también representantes de la Agrupación Vecinal de Mieres. Dos son las conclusiones que deja la reunión. Por un lado, la intensa vigilancia policial a la que está sometido el "narcopiso" ha provocado que la actividad descienda durante las horas diurnas, aunque el tráfico sigue siendo intenso por las noches. Por otro lado, la propia Policía Nacional esté detectando que se han activado otros puntos de venta de droga en el casco urbano, concretamente en el entorno de la Avenida de México y la en la calle Alfonso Camín, según explicaron los responsables del movimiento vecinal al término del encuentro.

La comunidad de vecinos afectada está valorando la contratación de un despacho de abogados penalistas para forzar el proceso de desahucio de las dos mujeres que son señaladas como las principales traficantes. Plantean lograrlo a través de la "inhabilitación o mediante una figura parecida" de la propietaria del inmueble. La propia delegada del Gobierno, Delia Losa, aseguró en el transcurso de una Junta de Seguridad Ciudadana celebrada en marzo que esta medida era viable. Por eso, el movimiento vecinal ha decidido volver a picar en esta puerta para que la Delegación del Gobierno traslade a la administración judicial la inquietud que crece en Mieres.

"La Policía Nacional ha mantenido desde un primer momento una intensa labor de seguimiento, a la que también se ha sumado la Policía Local, pero el problema no se solucionará hasta que los agentes no tengan autorización para acceder al piso y poder hacer registros", explica Arsenio Díaz Marentes, presidente de la Agrupación vecinal de Mieres.

Al límite

Tras movilizarse y convocar varias protestas, esta comunidad afirma estar ya la "límite" de su capacidad de tolerancia. Así, apelan al Juzgado casi como un ruego. Piden que se facilite a la Policía Nacional poder hacer registros en la vivienda, explican, que desde 2019 utilizan presuntamente dos mujeres para vender todo tipo de sustancias estupefacientes. De momento, la propia comunidad de vecinos ha colocada cámaras de vigilancia en el portal para hacer un seguimiento de trasiego que se registrada cada día. Los vecinos se enfrentan a un problema que les ha deteriorado gravemente las condiciones de vida. Aseguran que son decenas los drogadictos que acuden cada día al edificio en busca de estupefacientes.

Compartir el artículo

stats