Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La maleza tapa la historia de Mieres

Los vecinos del barrio fundacional de La Villa se quejan del abandono de la canal del río Duró, anexa a varios edificios de interés cultural

José Antonio Rubio y Manuel Prados, señalan una basurero pirata en medio de la maleza. | D. M.

–No se puede permitir que los inmuebles más representativos de Mieres queden enterrados entre la maleza.

La canal del arroyo Duró, a la altura del campus de Barredo, lleno de maleza. | D. M.

José Antonio Rubio es uno de los portavoces de la asociación de vecinos del barrio de La Villa. Se queja de que la canal del arroyo Duró, que atraviesa este espacio fundacional de la ciudad, se encuentra literalmente invadida por la vegetación y la basura. Los vecinos están acostumbrados a que el poco caudal del río carezca de mantenimiento, pero afirman que nunca antes se había abandonado de esta manera. "Esto parece un bosque y, además, entre la espesura te encuentran somieres, sillas y todo tipo de basura", apunta Manuel Prados, presidente de la asociación La Villa-Covadonga.

Cuando los vecinos apuntan a que en el entorno del arroyo Duró se encuentran algunos de los inmuebles más representativos de la ciudad no les falta razón. El cauce transita a pocos metros de la Casa Duró, el edificio civil más antiguo de la ciudad, datado en el siglo XVII. También es contiguo al palacio de Camposagrado, igualmente del siglo XVII y actual sede del instituto Bernaldo de Quirós. Ambos inmuebles son Bien de Interés Cultural (BIC). El río pasa también a no más de 20 metros del campus de Mieres, muy cerca del castillete de Barredo.

"Ya no hablamos de que la actual situación de la canal la convierta en un foco de insalubridad, es que este panorama es muy dañino para la imagen de Mieres", apuntan los portavoces de la comunidad.

Dentro del cauce ha brotado una selva tan espesa que el encauzamiento ha desaparecido. Los arbustos se han convertido en árboles. Además, en el fondo de la canal se almacena gran cantidad de basura. "Esto está lleno de ratas y seguramente de culebras. No nos parece aceptable que se permita un estado de abandono de este calibre en pleno centro de la ciudad", lamentan los vecinos. Recuerdan que el barrio de La Villa, además de ser uno de los espacios fundacionales de la ciudad, soporta mucho tránsito peatonal, ya que es zona de paso hacia el campus de Barredo y en las inmediaciones hay dos institutos de ensañan secundaria, el ya citado Bernaldo del Quirós y el Sánchez Lastra.

Los vecinos reclaman la limpieza urgente del río. Recientemente trasladaron un escrito a la Confederación Hidrográfica del Cantábrico solicitando una intervención. Aquí chocan con el eterno conflicto de competencias entre la entidad estatal y los ayuntamientos. "Entendemos que los municipios no tienen capacidad para asumir la limpieza de todos los cauces, pero de una manera u otra alguien deberá asumir la limpieza de este cauce urbano", apunta Manuel Prados.

Más problemas

Los problemas de La Villa van muchos más allá de la maleza. Los vecinos del entorno del centenario barrio asumen con resignación el paulatino deterioro que sufren una parte importante de los inmuebles más antiguos, una de las últimos espacios del Mieres fundacional. Los continuos desprendimientos en fachadas han obligado a acordonar varios de los edificios que se encuentran en avanzado estado de ruina.

Además, los vecinos llevan meses denunciando la presencia de "okupas" en viejas casas ruinosas del barrio de La Villa. El pasado mes de julio apunto estuvo de producirse una tragedia en uno de estos inmuebles. Los bomberos tuvieron que actuar para apagar el fuego que se declaró en una casa abandonada y tapiada en la que generalmente habita una pareja, y en la que durante muchos minutos se sospechó que pudiera haber quedado alguien dentro. Finalmente, el inmueble estaba deshabitado.

Compartir el artículo

stats