Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Empieza la obra del parking de camiones que evitará colapsos al cerrar el Huerna

El aparcamiento estará terminado en 2024 y busca que el tráfico pesado tenga un lugar de refugio cuando se corta la comunicación con la Meseta

Operarios, ayer, señalizando las obras para la construcción del aparcamiento de emergencia de la autovía. | A. Velasco

Es una imagen usual cada invierno: los camiones que bajan hacia la meseta, aparcados en la estación de servicio de Villallana, o incluso en fila en la carretera, cuando las condiciones climáticas son adversas para la circulación. A partir del próximo ejercicio, esa estampa cambiará, ya que los camiones que se vean en esa situación podrán estacionar sus vehículos pesados en el nuevo aparcamiento de emergencia que el Gobierno central acaba de comenzar a construir en este entorno. Los trabajos arrancaban ayer, con la señalización de la zona y de las obras por la mañana, unos trabajos que afectarán al tráfico al menos hasta el segundo semestre de 2023, según las previsiones. El parking comenzaría a funcionar en la primera mitad del año 2024.

El proyecto para ejecutar este nuevo aparcamiento fue adjudicado el pasado mes de mayo por 3,93 millones de euros, rebajando en más de medio millón el presupuesto previsto inicialmente, y con un plazo de ejecución de 20 meses. Y ayer comenzaban unas obras con las que se pretende dar respuesta a la problemática que supone la acumulación de vehículos pesados en Villallana, que incluso obligan a cortar un carril de la Autovía para estacionarlos cuando las condiciones de nieve en la carretera hacen inviable su circulación hacia la meseta (bien usando el Huerna, bien usando Pajares).

El nuevo aparcamiento se ejecutará sobre una antigua escombrera de Hunosa, a la altura de la localidad lenense de Villallana, que discurre paralela a la Autovía y al río. En concreto, el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, a través de la dirección general de Carreteras, pretende crear en este espacio hasta 350 plazas de aparcamiento para vehículos pesados, mientras que se dejaría espacio para otra treintena de aparcamiento destinados a vehículos de menores dimensiones. El proyecto contempla también la iluminación del espacio, así como su correcta señalización.

La Delegación del Gobierno en Asturias informaba esta semana del inicio de los trabajos, y alertaba de que estas obras causarán "afecciones" al tráfico al menos hasta el segundo semestre de 2023. Explicaba en su nota la delegación gubernamental que la restricciones que se darían sería la "ocupación de arcén y parte del ramal de salida de una estación de servicio, a la altura del kilómetro 56,100 de la calzada derecha de la Autovía A-66 (calzada con sentido de norte a sur), para efectuar las maniobras de entrada y salida a la obra".

Con la ejecución de este aparcamiento de emergencia se pretende dar respuesta a una problemática que cada invierno se hace más evidente. De hecho, cuando el espacio en el actual área de servicio de Villallana se agota, los camiones son parados en un carril de la Autovía A-66, llegando la cola hasta la localidad de Ujo, a unos tres kilómetros de distancia.

Compartir el artículo

stats