Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La solidaridad asturiana que tomó Ucrania

"Este año todos los mierenses son ‘Mierenses del año’", afirman los impulsores del colectivo premiado por ayudar a refugiados de la guerra

Por la izquierda, Eliana Sánchez, María José Carreira y José Ramón Silveira, ayer, en el parque Jovellanos.

José Ramón Silveira y Eliana Sánchez son amigos desde hace muchos años. A los pocos días de estallar la guerra de Ucrania se propusieron coger un coche y desplazarse a Polonia para traer a Asturias a una familia de refugiados. Fue una idea espontánea. Lo mismo pretendía José Luis Álvarez. El contacto entre los tres fue el origen de una gran bola de nieve que acabó, a finales de esa misma semana de mediados de marzo, con ocho furgonetas repletas de mujeres y niños rumbo a España. La bautizada como asociación Ucrania Exprés recibirá mañana el premio "Mierense del año".

A casi medio centenar de refugiados logró este grupo de mierenses rescatar de las fauces del terror. Además, consiguieron desplazar a Ucrania una ingente cantidad de ropa, comida, medicinas y otro de productos de primera necesidad. Aquel viaje fue posible gracias a un estallido de solidaridad que resonó en todo Mieres. María José Carreira es una de las mierenses que su subió en marcha al fraternal convoy. "Se puede decir que este año todo Mieres es ‘Mierense del año’", señala.

Sin José Ramón Silveira y Eliana Sánchez posiblemente nada hubiera sucedido y los cerca de cincuenta refugiados desplazados a España hubieran tenido que buscar otra manera de escapar de la guerra. Ahora bien, ellos mismos huyen de cualquier protagonismo. "Fuimos solo la mecha que encendió la solidaridad de todos los mierenses y no sólo de los que residen en el concejo". Eliana Sánchez asegura que resultaría imposible citar a todos los colectivos y personas anónimas que contribuyeron al proyecto de una u otra manera. Simplemente cita a las asociación de españoles en Herstal, ciudad belga hermanada con Mieres: "Pasamos por allí y tanto a la ida como a la vuelta se volcaron con nosotros".

El viaje

La mayoría de refugiados desplazados a Asturias gracias a Ucrania Exprés tenían familiares y amigos esperándolos en la región para darles cobijo. Dos de las familias fueron ubicadas en pisos de acogida: "No faltó quien se ofreció a acoger a quien hiciera falta, pero la inmensa mayoría de los ucranianos llegaron con destino", apuntan. Aquel viaje permanecerá para siempre en la memoria de los 16 mierenses que se desplazaron a Varsovia para ofrecer una vía de escape a mujeres y niños atrapados en una realidad inimaginable para ellos apenas unas semanas antes: "Ver la estación llena de refugiados es una imagen que no se puede borrar", apuntan. El único premio que buscaban era el abrazo de un niño y verlos jugar en la playa. Lo consiguieron. Además, su gesto quedará para siempre como ejemplo de la solidaridad mierense.

Compartir el artículo

stats