Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El turismo allerano cruza fronteras

Aller organiza una visita a periodistas franceses especializados en el sector para promocionar internacionalmente el concejo

La delegación gala posa ante la cascada de Xurbeo.

El concejo de Aller se hace internacional. Y es que si uno de sus objetivos principales es convertirse en un destino turístico dentro del país, también lo es el alcanzar público internacional, que se sienta atraído por un territorio que conjuga a la perfección belleza natural, patrimonio industrial, historia y emblemáticos parajes deportivos. Y para ello, periodistas franceses especializados en viajes visitaron el municipio con el objetivo de conocer los recursos turísticos más representativos para luego promocionarlos en el país galo.

El viaje de familiarización fue organizado conjuntamente por los Ayuntamientos de Aller y de Gijón y por la Oficina Española de Turismo en París, organismo dependiente de Turespaña, cuyo principal objetivo es la promoción internacional de España como destino turístico. En este sentido, la temática del viaje es la Ruta Vía de la Plata en Asturias, por lo que parte de las visitas estuvieron centradas en los vestigios romanos que se conservan en el destino. Así, los periodistas galos pudieron conocer la vía Carisa y subir al campamento romano de Curriechos, situado a 1.728 metros de altitud, que fue construido entre los años 26–22 a.C. con motivo de las guerras asturcántabras y se trata del yacimiento arqueológico de mayor envergadura de los estudiados en esta vía romana.

Una de las periodistas fotografía un tramo de la ruta de Les Foces del Pino.

Además, también visitaron el Centro de Interpretación de la Vía Carisa, situado en La Enfistiella, y recorrieron la ruta de senderismo que lleva hasta la Cascada de Xurbeo, uno de los recursos naturales más visitados del concejo. Asimismo, el programa del viaje incluyó una visita al Monumento Natural Foces de El Pino, a la iglesia románica de San Vicente de Serrapio, declarada Bien de Interés Cultural, que alberga un ara votiva de época romana dedicada a Júpiter, y al mirador de Coto Bello.

No faltó tampoco detalle en lo referente a la gastronomía, ya que estos periodistas pudieron degustar, entre otros platos, el tradicional panchón, elaborado con pan de harina de escanda, manteca y azúcar.

La concejala de Turismo, Elena Zapico Pando, señaló que "hemos organizado este viaje de prensa para promocionar Aller a nivel internacional, en un mercado de proximidad como es el francés". Además, añadió que "preparamos una intensa agenda de visitas para mostrarles los recursos turísticos más destacados de Aller, de forma que, tras este viaje de familiarización puedan difundirlos para captar turistas en el futuro".

Visitas

Que el municipio allerano está consiguiendo recoger los frutos sembrados durante años de trabajo –y los que lleva plantando en el último mandato– se evidencia en los históricos datos que viene registrando estío tras estío. Y es que a comienzo de septiembre, desde el Ayuntamiento se informaba del cierre de la temporada estival con un récord de participantes en las diferentes actividades impulsadas: más de un millar de turistas. Pero los datos ofrecidos van más allá. Esa cifra representa solo el 46 por ciento del total de inscritos en las actividades. Y es que hasta 2.250 personas quisieron ser partícipes de los programas estivales planteados por el consistorio allerano, aunque más de la mitad se quedó sin plaza.

Cada verano, el ayuntamiento de Aller trata de impulsar nuevas iniciativas atractivas para los turistas, además de mantener los programas más exitosos. Entre los segundos se encuentran las rutas teatralizadas a la Cascada de Xurbeo, un recorrido lleno de magia y mitología, y también "Los secretos del Pozo San Fernando", además del exitoso programa del tren turístico, al que se subieron más de tres mil personas.

Entre las actividades novedosas de esta temporada estival recién terminada, el Gobierno allerano organizó, junto a la asociación "Amigos del Hórreo" y la consejería de Cultura del Principado, dos rutas etnográficas "Baxo l’horru", que tuvieron lugar en Pelúgano y Casomera, localidades que cuentan con una gran concentración de esta tradicional construcción allerana. Además, en la segunda de las localidades, si inició un proyecto mediante el que los turistas pueden conocer la historia de cada uno de los hórreos a través de la lectura de códigos "QR" es sus smartphones.

Compartir el artículo

stats