Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La emotiva gala de los "Mierense del año" clama por Tono Ambrosio, el guardián de los animales abandonados

Los galardones también distinguieron ayer a Ucrania Exprés, a la Casa de la Música y al matrimonio formado por Julio Álvarez y María Díaz

34

La gala de entrega de los premios "Mierense del año" Luisma Murias

Los mierenses llevan ya más de medio siglo recompensando a quienes casi siempre desde el anonimato dan sentido a términos tan en desuso como compañerismo, camaradería, generosidad o bondad. Este reconocimiento es canalizado por los galardones "Mierense del año", que ayer entregaron las distinciones correspondientes a los años 2020 y 2021, citas ambas aplazadas por la pandemia. Ángel Antonio Ambrosio (Tono), la asociación Ucrania Exprés, el matrimonio formado por Julio Álvarez y María Jesús Díaz, junto con la Escuela de Música de Mieres, ya engrosan la selecta lista de premiados por destacar, nada menos, que por prestar ayuda sin pedir nada a cambio. Así de sencillo y así de encomiable.

El subteniente Carlos Vicente hace entrega del diploma de los premios a Paula Ambrosio, sobrina del guardia Civil Ángel Antonio (Tono) Ambrosio, distinguido ayer. | Luisma Murias

La gala de entrega de premios fue un hervidero de emociones. Especialmente conmovedor fue la forma en la que el público arropó a los premiados del año pasado. La asociación Ucrania Exprés encauzó en marzo la solidaridad espontánea de cientos de mierenses para rescatar de las fauces de la guerra a cincuenta refugiados ucranianos: "Este es un reconocimiento sin nombre, para toda la sociedad mierense", sostuvo Eliana Sánchez, junto a José Ramón Silveira y José Luis Álvarez, madrina del proyecto. Su ejemplar iniciativa aún está fresca en la memoria.

El público asistente al acto, con el auditorio lleno. | Luisma Murias

Imborrable permanecerá ya en Mieres el recuerdo de Ángel Antonio Ambrosio (Tono). Fue la sobrina (Paula Ambrosio) del guardia civil fallecido el año pasado tras ser atropellado en la Autovía Minera quien recogió el reconocimiento póstumo. Familiares, amigos, compañeros y voluntarios de la perrera presenciaron emocionados el momento desde un abarrotado patio de butacas. Un conmovedor silencio dio paso a una sentida y atronadora ovación. Tono Ambrosio se había significado desde hacía varios años por su constante compromiso en defensa de los animales. También se destacó en acciones humanitarias internacionales de la propia Guardia Civil.

En el caso de Julio Álvarez y María Jesús Díaz, este matrimonio turonés está al frente de la popular confitería La Gloria desde hace casi 30 años. Ahora bien, el premio reconoce su constante colaboración con casi todas las entidades culturales y deportivas del valle. El premio a la Casa de la Música busca reconocer especialmente la labor de los coros de la entidad.

El abogado Ricardo Vázquez Montoto recibió la insignia de los "Mierenses del año" por su colaboración con la asociación durante más de una década. El columnista de LA NUEVA ESPAÑA aceptó hablar en nombre de todos los premiados. Y lo hizo resumiendo en unas pocas palabras los méritos de todos ellos: "La buena gente es la que recoge del suelo al que ha caído, la que acoge al que huye de la guerra, la que cuida de los animales que otros abandonan, la que enseña por el placer de que otros aprendan, la que acompaña a los que están solos y la que consuela a los que sufren", señaló. Y añadió que "mientras haya buena gente y seamos capaces de reconocer y agradecer lo que hacen, Mieres tendrá futuro".

La próxima cita con los "Mierense del año" será en abril, con la conmemoración del cincuenta aniversario de los galardones.

Compartir el artículo

stats