Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Duro Felguera, de gigante de la siderurgia a "terrateniente" sin fábricas en Langreo

Los fondos públicos recibidos propiciaron la "fuga" de la compañía del concejo, donde ya no tiene actividad pero sí edificios y terrenos clave

La estatua de Pedro Duro en La Felguera. | M. Á. G.

Fue la empresa que modeló Langreo, un gigante fabril que actualmente no atraviesa su mejor momento –días atrás planteó un despido colectivo para cuatro de sus sociedades–, pero que llegó a sumar más de 20.000 empleos durante la autarquía franquista. Y todo ello con La Felguera, y por extensión la comarca del Nalón, como base de operaciones. Eran otros tiempos, ecos de un pasado que se diluyó por completo a finales de 2019, cuando la compañía puso punto final a su vinculación con Langreo –el municipio en el que fue fundada en 1858 por Pedro Duro– con el traslado del departamento de Patrimonio, última "fuga" de otras muchas que se fueron sucediendo a lo largo de esa década.

Se acababan así 161 años de historia de Duro en el concejo. "Langreo no sería lo que es hoy en día si no hubiera existido Duro Felguera; sería otra cosa, pero no esto", señala el historiador langreano Francisco Palacios. "Duro fue en su tiempo la siderúrgica más moderna de España y atrajo a otras empresas y a trabajadores de otros puntos del país, consolidando a Langreo como un gran foco de expansión industrial".

La ligazón con Langreo fue más allá de lo empresarial. Por eso el tejido asociativo del concejo no dudó en calificar la marcha de Duro como "una traición". Muchos de esos colectivos señalaron como "el principio del fin" la firma, en 2008, de un acuerdo de colaboración en virtud del cual Duro y Principado (entonces bajo la presidencia de Vicente Álvarez Areces) se comprometían a invertir 50 millones, financiados a partes iguales, en políticas de innovación y desarrollo. Una de las actuaciones fue la puesta en marcha de un centro de ingeniería en el parque tecnológico de Cabueñes. El convenio, que no detallaba inversiones en Langreo, se firmó para mayor agravio en el concejo, ante una alcaldesa, Esther Díaz por aquel entonces, que no ocultó su malestar durante el acto.

Junto a esos 25 millones de euros recibidos del Principado, Duro también había ingresado cinco millones de euros procedentes de los fondos mineros en aquella época para incrementar su actividad en el concejo. Cuando se firmó el convenio, la compañía todavía mantenía unos 600 empleos en Langreo, pero la cascada de deslocalizaciones pronto comenzó a materializarse. En 2009 ya se trasladaron a Gijón y Llanera 239 trabajadores: 130 empleados altamente cualificados de la división de Plantas Industriales directamente afectados por la entrada en funcionamiento del centro de ingeniería de Gijón, y 109 más de Montajes Eléctricos Industriales (MEI).

Poco después siguieron el mismo camino, con el traslado a Gijón, las cuatro compañías filiales que aún operaban en la ciudad tecnológica de Valnalón: Montajes de Maquinaria de Precisión (Mompresa), Operación y Mantenimiento (Opemasa), Felguera Montajes y Mantenimiento y Felguera Revestimientos (Feresa), con más de un centenar de trabajadores en total.

Las últimas factorías en caer fueron Felguera Melt y Felguera Construcciones Mecánicas. En 2009 sumaban 265 trabajadores, pero fueron perdiendo carga de trabajo de forma progresiva, hasta el traslado definitivo de los operarios que quedaban y el cierre de las instalaciones hace ocho años. "Duro generó un sólido tejido de empresas auxiliares a su alrededor, pero uno de los problemas para Langreo fue que esas compañías no supieron encontrar nuevos mercados para sobrevivir por ellas mismas, como sí ocurrió en otros lugares, como por ejemplo el País Vasco, en situaciones similares", expone Francisco Palacios.

Ahora, sin trabajadores en Langreo, pero con una amplia cartera de activos inmobiliarios en sus manos, Duro Felguera sigue siendo un actor clave para el futuro desarrollo del concejo. La firma –uno de los principales "terratenientes" de la comarca junto a Hunosa– posee edificios, fincas y suelo industrial en puntos estratégicos.

Solo los terrenos de Felguera Melt (en La Felguera) y de Felguera Construcciones Mecánicas (en Barros), suman 138.000 metros cuadrados de extensión. En el caso de las instalaciones de Felguera Melt, ya derribadas, el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Langreo deja abierta la posibilidad de desarrollar en la parcela, con 60.000 metros cuadrados, todo tipo de usos, no solo empresariales, al otorgarle la catalogación comodín de "nueva centralidad". Esta solución se adoptó para no excluir ninguna posibilidad urbana a medio y largo plazo. El ordenamiento del suelo existente incluía desde el aprovechamiento residencial hasta la ampliación de la actual planta industrial (un uso descartado finalmente con el cierre del taller). Las posibilidades pasan incluso por la creación de nuevos equipamientos o espacios comerciales. En el caso del suelo de Felguera Construcciones Mecánicas solo cabe un uso industrial.

Duro también cuenta con destacadas propiedades en zonas urbanas. En La Felguera, la firma es propietaria del edificio del antiguo colegio de La Salle y de un solar anexo, en pleno casco urbano, junto al parque Dolores Fernández Duro. Es dueña, además, de los sótanos del antiguo economato, en la calle Julián Duro; del edificio que ocupaban la división de ingeniería en Valnalón; y de un chalé en la calle Conde Sizzo, entre otros. La compañía dispone también de propiedades en la calle La Unión.

La amplia relación de propiedades se completa con parcelas, tanto edificables como no edificables, y fincas en montes y antiguas escombreras repartidas por toda la comarca, como resultado de su fructífera actividad industrial durante siglo y medio en el municipio.

Compartir el artículo

stats