Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Aumenta la alarma en Pelúgano por la caída de rocas a la carretera por desprendimientos

Foro reclama que se fije la peña más inestable con pernos para evitar que puedan producirse un accidente grave, como temen los vecinos

Una roca desprendida en medio de la carretera de Pelúgano.

El grupo municipal de Foro en Aller manifestó ayer su preocupación por los "constantes desprendimientos" que se producen en la carretera de acceso a la localidad de Pelúgano. El portavoz municipal de la formación en el concejo, Genaro Rodríguez, anunció que han "solicitado por enésima vez a la Dirección General de Carreteras una intervención urgente, sobre todo, en la zona conocida como ‘El Murón’".

Desde Foro reclaman la reparación urgente de la citada carretera de acceso a Pelúgano por el peligro que suponen "los constantes desprendimientos". Genaro Rodríguez considera que "se debe actuar cuanto antes para evitar los graves accidentes que se puedan ocasionar". En su opinión, "se debería asegurar con pernos la peña y colocar una malla para evitar los desprendimientos, así como dar solución a los hundimientos del vial que han producido continuos argayos".

Genaro Rodríguez destaca que "se trata de una carretera muy utilizada por montañeros" y recuerda que "en Pelúgano se encuentra una escuela nacional de escalada y es el punto de acceso a rutas tan populares como la de Peña Mea o la alternativa al Ojo de Buey".

Los vecinos de Pelúgano llevan tiempo muy preocupados por los constantes desprendimientos que se contabilizan en la carretera de acceso a la localidad. Los últimos incidentes registraron este pasado verano, con la caída de varias piedras, en algunos casos, de unos dos metros de longitud. "Si te pilla justo cuando pasas con el coche te puede perfectamente lanzar fuera de la vía y la caída en este punto es de bastante más de cien metros", apuntaron los portavoces vecinales.

La carretera

El acceso a Pelúgano se realiza a través de una carretera de 1,5 kilómetros que da servicio a los más de 200 vecinos que residen en esta localidad allerana. Es cierto que se trata de una calzada muy utilizada por montañeros, ya que en Pelúgano se encuentra una escuela nacional de escalada y es el punto de acceso a rutas tan populares como la de Peña Mea o la alternativa al Ojo de Buey. "Un día va a producirse un argayo y nos encontraremos con un autobús de excursionistas en el fondo del valle", advierten los usuarios de la carretera. Las quejas se concentran en un tramo de carretera concreto, de no más de cincuenta metros de longitud. Los vecinos demandan una actuación que garantice la seguridad del tráfico. La carretera de Pelúgano fue reformada hace unos años con una inversión que superó los 300.000 euros. Los vecinos perciben que la obra ha dejado graves deficiencias.

Compartir el artículo

stats