Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los ayuntamientos ya suspenden eventos por la subida del precio de las energías

Mieres renuncia a la Feria del Deporte, que cuesta 60.000 euros, tras calcular que este año pagará un millón más en gas, luz y combustible

Saúl Craviotto, en la edición de 2018 de la Feria del Deporte, visitando las casetas. SILVEIRA

La Feria del Deporte y la Salud de Mieres no se organizará este año. Y en esta ocasión la culpa no es de la pandemia sanitaria. Es la crisis económica derivada del incremento de los precios de las energías lo que ha empujado al Ayuntamiento a renunciar a la cita. Queda por ver ahora si la supresión es definitiva o bien el evento se podrá retomar en futuras ediciones.

El vicealcalde del concejo, Manuel Ángel Álvarez, ya ha comunicado a los grupos de la oposición que este año no se organizará la feria del deporte, cita que se desarrolló entre 2017 y 2019 en colaboración con la Cámara de Comercio de Oviedo y la Universidad. La explicación es que los cerca de 60.000 euros de coste que suponía la cita para las arcas municipales deberán emplearse en pagar facturas energéticas: "La situación económica está actualmente muy condicionado por el aumento de los costes de los suministros energéticos y debemos fijas prioridades", señala Manuel Ángel Álvarez.

El Ayuntamiento de Mieres estima que este año pagará más un millón de euros más en abastecimiento energético en comparación con las facturas que llegaban antes del estallido de la crisis agudizada por la guerra de Ucrania. El gobierno de Aníbal Vázquez ha sido de los primeros en reaccionar ante esta situación, intentando promover un frente de ayuntamientos para financiar los citados sobrecostes energéticos. Así, el pasado mes de julio los gestores municipales de IU trasladaron a la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) su preocupación ante el desatado aumento de las facturas. El Consistorio mierense ha tenido que aprobar dos modificaciones presupuestarias para hacer frente al problema. "La situación no tiene visos de cambiar a corto plazo y el aumento de costes es inasumible para los ayuntamientos", apunta el vicealcalde de Mieres.

El gobierno local ha tenido que utilizar los remanentes existentes en diferentes áreas municipales para hacer frente al aumento del gasto energético. Es el caso del Patronato de Deporte, que en los últimos años venía gastando por debajo de lo presupuestado, generando un superávit bastante superior al medio millón de euros. El gobierno local ha explicado que buena parte de este dinero ya se ha desviado al pago de facturas de luz, gas y combustibles.

Expositores

Pero es la primera vez que el Ayuntamiento de Mieres esgrime el descontrolado incremento de las facturas energéticas como causa principal para la supresión de actividades. Le ha tocado a la Feria del Deporte y la Salud de Mieres. El evento nació en 2017 con afán de consolidarse como un encuentro de referencia en todo el norte de España. En sus tres ediciones atrajo a numerosos expositores y pasaron por Mieres figuras del deporte como el piragüista Saúl Craviotto, el tenista Pablo Carreño, el entrenador de baloncesto Pepu Hernández o el atleta Abel Antón, por citar solo algunos. Tras dos años de suspensión por la pandemia, este año tampoco regresará la cita, aunque el motivo pasa de ser la crisis sanitaria a la económica.

El aumento de los costes afecta transversalmente a todos los servicios municipales. El Ayuntamiento de Mieres tiene que hacer frente al abastecimiento de combustible de su flota de vehículos y al suministro de calefacción y luz a todos los equipamientos municipales, incluida la red de colegios del concejo.

Los servicios públicos demandan una serie de gastos fijos que se han disparado. En Mieres ponen algún ejemplo. La residencia de mayores "Valle del Caudal" ilustra la situación actual. Siempre según los datos facilitados por el gobierno local, entre los meses de diciembre de 2020 y enero de 2021 el sostenimiento energético del geriátrico municipal supuso hacer frente a una factura de 3.200 euros. Tomando como referencia el mismo intervalo de tiempo a salto entre 2021 y el actual 2022, el balance del incremento de la tarifa se traduce en un coste de 10.600 euros, es decir, el triple que hace un año.

Compartir el artículo

stats