Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los usuarios denuncian "el lamentable" estado del polideportivo mierense de Oñón

Vecinos que usan con regularidad las instalaciones critican las deficiencias tanto en la pista como en los vestuarios y exigen inversiones

Una pared de la pista de juego del polideportivo.

Cuando las personas nos vamos a haciendo mayores, generalmente comienzan a aparecer los llamados "achaques de la edad". Que si un dolor por aquí, que si otro por allá... Pero este endémico mal no es exclusivo de la raza humana, sino que también los bienes materiales sufren las consecuencias de ese paso del tiempo. Y los que ahora están indignados son los usuarios del polideportivo mierense de Oñón, una instalación con más de medio siglo de vida, y cuyos achaques requieren de una pronta intervención. "Está todo hecho un desastre, y el abandono es total", apuntan usuarios de este centro deportivo, que exigen a la administración local que ponga ya sobre la mesa una solución para que la vejez no siga pasando factura a uno de los equipamientos más emblemáticos del concejo, por el que miles de mierenses han pasado para disfrutar del deporte.

El polideportivo de Oñón tiene, según denuncias sus usuarios, varias dolencias de las que debe de tratarse. La primera de ellas, apuntan, pasan por la pista de juego. "Cuando llueve, es imposible jugar, porque hay muchísimas goteras y el suelo se llena de agua", apuntan. De hecho, con una sonrisa irónica, estos usuarios explican que "la solución que hay ahora es la de repartir calderos por toda la pista, es de chiste". No solo la lluvia hace que la pista central del polideportivo esté impracticable, sino que Oñón también ha presentado en los últimos años problemas de condensación, con una humedad que provocaba que el suelo resbalase. Se han llegado a tener que trasladar sobre la marcha partidos de competiciones de categorías nacionales por este hecho.

El estado de las duchas y el techo.

Además, apuntan a que el estado general de conservación del centro deportivo deja mucho que desear. "Si estás jugando al fútbol sala y pegas con un balón en la pared, la mitad de las veces cae carga o pintura", indican.

Pero si la pista, que podría ser el corazón del polideportivo, presenta problemas, no lo son menos el resto de órganos. "Lo de los vestuarios es caso aparte", critican los usuarios. "El estado de conservación es lamentable: se pueden ver azulejos y baldosas rotas o caídas, tuberías al aire, o baños en mal estado", apuntan. Pero la situación no se queda ahí, sino que a la hora de usar las duchas, dicen, cada día es una apuesta a la lotería, que puede salir bien o no. "No sabes lo que va a pasar, puedes tener suerte y que haya agua caliente, o que precisamente el día que vas tú, pues misteriosamente se haya averiado la caldera", señalan los usuarios, que se muestran indignados porque "hay que recordar que nosotros pagamos por venir a jugar y a usar el polideportivo, no es algo gratuito".

Además de todo lo mencionado, algunos usuarios también se han quejado del estado del gimnasio, cuyas máquinas, dicen, están ya "desfasadas", y reclaman una inversión para la totalidad del centro deportivo.

Precisamente sobre el polideportivo de Oñón, el Ayuntamiento de Mieres explicaba el pasado junio que en sus manos obraba un proyecto para la rehabilitación integral del centro. Eso sí, el coste era ciertamente elevado: 3 millones de euros. Según explicaban entonces desde el gobierno de Mieres, el proyecto que manejaban incluía entre otras actuaciones, una intervención completa en la envolvente del edificio, una actuación en las fachadas para reducir pérdidas térmicas y "utilizando materiales higroscópicos y fonoabsorventes que optimizarán el espacio para la práctica deportiva". Además, explicaban desde el Ayuntamiento, se apostaría por una digitalización que permitiera el control térmico y lumínico de las futuras instalaciones. En cuanto al interior, "se plantea una intervención también completa creando un equipamiento totalmente accesible, con nuevas distribuciones para aprovechar el espacio".

Compartir el artículo

stats