Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La hoja de ruta del pozo Santa Bárbara: así será el futuro del centro cultural mierense

La inversión de un millón permitirá restaurar nuevos espacios de la antigua mina de Turón, que se dedicarán a la gastronomía y las nuevas tecnologías

El economato del pozo Santa Bárbara, en primer término, el resto de las instalaciones, al fondo. | D. M.

La restauración inicial del pozo Santa Bárbara de Turón, la primera explotación minera que obtuvo la declaración como Bien de Interés Cultural (BIC), concluyó en el verano de 2015 después de un año de obras. Tras una inversión de 662.483 euros, la explotación permaneció sin uso durante un lustro, hasta que el Ayuntamiento de Mieres, tras firmar un acuerdo de cesión de las instalaciones con Hunosa, anunció que el pozo se convertiría en un centro turístico y empresarial. Desde entonces, las dependencias han acogido dos exposiciones de gran éxito, la de Herminio y la Anthony McCall, además de albergar la experiencia gastronómica "Bocamina". Ahora, la mina afronta una nueva profundización para seguir explotando su nueva riqueza.

La vieja explotación de La Rabaldana vuelve a tener fondos para proseguir con una rehabilitación que, de momento, se ha limitado a la recuperación de la sala de compresores, construida en 1915 y modificada en 1960. También se ha actuado sobre los dos castilletes. La primera partida para 2023 dentro de los Presupuestos Generales del Estado, de 60.000 euros, supone el punto de partida de un compromiso de inversión de un millón de euros en los próximos tres años. En vísperas de que las obras regresen a Santa Bárbara, la planificación es muy distinta a la de hace un lustro. El pozo turonés parece tener ya un camino trazado.

Juan Ponte es el concejal de Cultura de Mieres y el principal artífice de que el pozo santa Bárbara se haya convertido en un insospechado referente artístico. El edil trabaja con un plan cocinado a fuego lento. La reciente ampliación del BIC con la incorporación del antiguo economato de la explotación, construido en 1916, abre las puertas a convertir este ahora ruinoso inmueble en un espacio ligado al turismo gastronómico. Es solo uno de los pasos que ya están marcado de cara a un nuevo ámbito de aprovechamiento de la mina turonesa.

"Hay que evitar el error de caer en la tentación de disparar primero y luego apuntar", señala Juan Ponte. Planificar antes de invertir es la esencia de la receta que elabora el Ayuntamiento de Mieres. "Es un error rehabilitar un bien para luego pensar qué se quiere hacer con él. Hay que pensar primero y luego rehabilitar y hay que poner por delante los planes", recalca Ponte. Y añade: "Hablamos de un pozo minero en un entorno ecológico, rodeado de sendas naturales en un paisaje protegido con un gran atractivo para el turismo saludable".

Los planes municipales pasan por avanzar en tres frentes. Lo primero será recuperar el economato como contenedor gastronómico. "Es un lugar perfecto para crear un espacio con una tienda-bar a través de un proyecto que esté vinculado a la investigación, al desarrollo y la innovación", explica el concejal de Cultura. "El economato es único en su tipología en Asturias y su incorporación al BIC es un gran avance para esta declaración", subraya Ponte. La protección, recalca el edil de IU, "conlleva la necesidad de salvaguardar un inmueble totalmente singular". La declaración permitirá, siempre según Ponte, actuar sobre este bien patrimonial "a través de la partida que gracias a un gran esfuerzo hemos logrado arrancar de los Presupuestos Generales del Estado, con algo más de un millón de euros".

La vinculación del pozo Santa Bárbara a la gastronomía ya se ha puesto de manifiesto a través de la iniciativa "Bocamina", que ha tomado forma como "una experiencia multisensorial". Ahora bien, los planes a corto plazo para La Rabaldana tienen otros dos frentes de avance. "También está la subplanta, un espacio ideal para seguir desarrollando proyectos de realidad virtual aumentada y videojuegos, generando una experiencia totalmente innovadora con el patrimonio industrial a nivel internacional", destaca Ponte. Y el tercer paso sería rehabilitar las dos salas de máquinas que flanquean la ya restaurada sala de comprensores. "En este caso la actuación tendría un marcado componente estético".

Iniciativa cultural

El último informe del Observatorio de la Cultura, realizado por la Fundación Contemporánea a través de las encuestas a más de mil expertos, sitúa el Pozo Santa Bárbara como una de las nuevas iniciativas culturales más destacadas de toda España en 2021. En este apartado del informe solo aparece otro proyecto asturiano, la Semana Profesional del Arte desarrollada en la Fábrica de Armas de La Vega, en Oviedo.

El informe de la Fundación Contemporánea está considerado uno de los ranking culturales más importantes de España y Mieres se ha colado por primera vez entre las ciudades españolas más destacadas en este ámbito. El Pozo Santa Bárbara, el primer pozo minero de España declarado Bien de Interés Cultural, figura en el mismo listado, aunque en otras categorías, que el Museo Reina Sofía, el Prado o el Festival de Cine de San Sebastián. Los planes del Ayuntamiento son seguir apostando por la transformación integral de la vieja instalación minera en un espacio cultural y artístico.

Compartir el artículo

stats