Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La primera fase de la descontaminación de Nitrastur acabará este año: una cuarta parte de la parcela ya quedará limpia

“Estas labores son el primer paso hacia la expansión de la zona”, asegura la alcaldesa de Langreo, Carmen Arbesú

La Alcaldesa, durante la visita a las labores de descontaminación del suelo de Nitrastur.

La primera fase de la descontaminación de los terrenos de la antigua factoría de Nitrastur, en Langreo, concluirá antes de final de año. Así lo trasladaron representantes de Iberdrola a la Alcaldesa, Carmen Arbesú, en la visita realizada a la zona en la que se ejecutan los trabajos.

Esta es, destacó la regidora, “una obra importante, que afecta a 4 de las 17 hectáreas de la parcela”. De ellas 12 son propiedad de la empresa vasca y el resto pertenece a la empresa Regisa (Recreativos de Gijón S. A.) y a pequeños propietarios.

Trabajos en la parcela de Nitrastur.

La primera fase de la descontaminación del suelo de Nitrastur se inició en febrero. Tres meses antes, el Gobierno regional anunció que Iberdrola estaba realizando los trámites para abordar las labores de recuperación ambiental, que se dividirán en tres fases. El director general de Calidad Ambiental y Cambio Climático, Pablo Álvarez, aludió, en una visita a Langreo, a la planificación trasladada por la compañía para abordar los trabajos.

La Alcaldesa resaltó que la descontaminación de los terrenos de la antigua factoría va “unida a un plan especial de desarrollo urbanístico para dar uso a la zona, ubicada en una zona clave, de entrada al municipio”. Estas labores son, añadió, “el primer paso hacia la expansión de ese área del concejo”. En la visita estuvieron presentes representantes de Iberdrola, del Indurot (Instituto de Recursos Naturales y Ordenación del Territorio), que ejerce como asesor, y de la empresa que ejecuta los trabajos de recuperación ambiental, junto con la regidora.

Los trabajos de descontaminación se iniciaron con la retirada de residuos y el acondicionamiento de la superficie. En julio se abordó el derribo de la nave de abonos ternarios del complejo industrial. El coste de esta primera fase se eleva hasta los 500.000 euros y conlleva la generación de 15 empleos en la zona, según aseguró Iberdrola cuando comenzaron las labores. De esta forma, indicó la compañía eléctrica, “se inicia un proceso que permitirá la liberación de un terreno muy valioso para futuros proyectos de desarrollo económico para la comarca y también para el Principado de Asturias”.

El pasado verano Iberdrola presentó en el Ayuntamiento de Langreo un plan especial para el desarrollo de la parcela de Nitrastur. Los cuatro grupos políticos con representación en el Consistorio (PSOE, Unidas por Llangréu, PP y Ciudadanos) respaldaron el inicio de la tramitación urbanística del documento que reordenará 70.000 metros cuadrados del antiguo complejo industrial de la Sociedad Ibérica de Nitrógeno, que funcionó en Langreo desde 1954 hasta 1997.

La compañía eléctrica propone que un 60% de los terrenos sean destinados a uso residencial y un 40% a otros usos, aseguró entonces el ejecutivo municipal. Dentro del área que no se destinará a vivienda conviven usos comerciales, zonas verdes y “espacios de actividad económica”, señaló. Se apuesta por la vivienda unifamiliar pero también por pisos.

Los terrenos de Nitrastur pertenecieron hasta 2001 a la Sociedad Ibérica del Nitrógeno. Iberdrola los compró en una subasta pública cuando ya estaban sin uso por razones estratégicas, al encontrarse la parcela junto al recinto de la térmica de Lada, ahora en proceso de desmantelamiento.

La compañía vasca, que abonó por el suelo más de dos millones de euros, destacó que acometería labores para que los terrenos, que estaban contaminados antes de comprarlos, puedan utilizarse. La actividad de la planta se centró en la fabricación de nitratos y sulfatos.

Compartir el artículo

stats