Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Armas, drogas y secuestros: así cayó el peligroso grupo criminal que operaba en Turón

Tres de los cuatro miembros de la banda ingresan en prisión acusados de raptar a un joven e intentarlo con otro, lo que evitaron dos testigos

La Guardia Civil detiene a los integrantes de un grupo criminal afincado en Mieres y Lena

La Guardia Civil detiene a los integrantes de un grupo criminal afincado en Mieres y Lena Guardia Civil

Para ver este vídeo suscríbete a La Nueva España o inicia sesión si ya eres suscriptor.

La Guardia Civil detiene a los integrantes de un grupo criminal afincado en Mieres y Lena David Montañés

La Guardia Civil de Asturias ha desarticulado un "grupo criminal" afincado a caballo entre los concejos de Mieres y Lena. Son cuatro los detenidos por el secuestro en Turón, a punta de pistola, de un joven natural de Mali, que viajó desde Valencia a Asturias a principios de mayo. Todo indica que estuvo retenido durante dos días, siendo golpeado antes de su puesta en libertad. Finalmente fue liberado en la localidad de Riosuaria, en Bimenes (Langreo). Lo enredado del caso y la poca información aportada por la víctima obligó a la Guardia Civil a abrir una investigación que se prolongó durante casi medio año. Y es que el caso está vinculado con el intento de secuestro, en el mismo lugar y momento, de otro ciudadano africano, en este caso senegalés, que logró zafarse de sus asaltantes gracias a la intervención de dos testigos. Ambos habían mantenido con sus agresores un encuentro previo.

"Todo es muy turbio", reconocieron a este diario fuentes próximas a la investigación. En principio, no ha quedado claro qué hacían en Turón los dos jóvenes africanos y qué tipo de vinculación previa mantenían con sus captores, vinculados al mundo de la droga, siempre según fuentes del caso. Lo único que ha quedado esclarecido tras una compleja investigación de la Guardia Civil es que el grupo criminal que operaba desde Turón intentó secuestrar a estas dos personas tras un desencuentro, lográndolo en uno de los casos. El resultado es que tres de los detenidos han ingresado en prisión. El cuarto quedó en libertad y hay otros dos investigados.

Los cuatro acusados fueron detenidos el 1 de noviembre después de realizarse cuatro registros domiciliarios. Además de sustancias estupefacientes y otros efectos relacionados con los hechos delictivos, y siempre según la Guardia Civil, se halló el turismo utilizado para llevar a cabo el secuestro, al igual que un arma de fuego con dos cajas de munición del calibre 9 milímetros. La investigación apunta que el grupo pidió 50.000 euros a la familia de la víctima para liberarlo.

La investigación se inició los primeros días del mes de mayo cuando, "a plena luz del día", tres varones a punta de pistola intentaron secuestrar a un joven de origen senegalés que había viajado desde Valencia ese mismo día. Los hechos se localizaron en las inmediaciones de La Plaza de la Madera, en Turón. La intervención de dos vecinos impidió el acto delictivo.

Fusión de investigaciones

El equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Mieres se hizo cargo de las investigaciones, dando inicio a la que se bautizó como "operación Somoza". Para empezar, se identificó el vehículo utilizado por los delincuentes para realizar el secuestro. "Este hecho no hizo sino enmarañar aún más la trama, dado que dicho turismo parecía no estar vinculado a ninguna persona real", señalan los portavoces del cuerpo.

A los dos días de este intento de secuestro y gracias a los cauces internos de comunicación establecidos por la Guardia Civil, los investigadores tuvieron conocimiento de la existencia de otra retención contra la voluntad de la víctitma, esta vez consumada. La llamada de una vecina de la localidad de Riosuaria, en Bimenes, informó de la aparición en esta localidad langreana "de un varón de origen maliense con graves lesiones, el cual pedía ayuda y explicaba que llevaba secuestrado varios días".

Las primeras indagaciones realizadas por la Guardia Civil de Langreo permitieron dilucidar cómo dicha persona, que también provenía de Valencia, había sido secuestrada dos días antes por cuatro varones armados con pistolas, que solicitaron a un familiar de la víctima la cantidad de 50.000 euros para liberarlo. Aunque el afectado no pudo concretar el lugar del secuestro, la investigación lo sitúa en Turón a la misma hora en que se intentó secuestrar al otro hombre de origen africano.

Antes las evidentes coincidencias, los investigadores iniciaron una operación conjunta bajo la denominación de "Operación Somoza/Enlevement". Las pesquisas hicieron posible ubicar a la víctima del secuestro en la localidad de Turón, durante la mañana del día 7 de mayo. Es decir, el mismo día y lugar en donde tuvo lugar el otro intento frustrado de detención ilegal: "Se estableció entonces una clara línea a seguir", destaca la Guardia Civil.

La reconstrucción

Pese a lo escasos datos aportados por las víctimas, la Guardia Civil realizó durante meses un arduo trabajo, tanto operativo como de análisis de la información, que permitió detectar y vincular con los hechos a un grupo criminal afincado en los concejos de Lena y Mieres. El trabajo realizado por los investigadores permitió reproducir con exactitud los movimientos realizados por los encausados durante los días de duración del secuestro, pudiendo determinar incluso el itinerario del viaje realizado para llevar a cabo la liberación de la víctima, la cual se produjo en torno a las 22:20 horas del día 9 de mayo en la pequeña localidad de Riosuaria. El trabajo realizado por el instituto armado pudo concretar una reunión realizada en Turón, la mañana del día 7 de mayo, entre captores y víctimas, la cual habría ocasionado el delictivo desenlace.

Compartir el artículo

stats