Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Trinidad: "Clarín se peleaba con todo el que podía y Onofre, su mujer, se quedaba en vilo"

El autor presenta en El Entrego, localidad natal de la esposa del autor de "La Regenta", la biografía de una mujer que era "compañera y sufridora"

Francisco Trinidad, con el libro, escoltado por Melchor Fernández, a la izquierda, y Leopoldo Tolivar Alas. | D. O.

Es la gran desconocida pero no por eso debe dejar de formar parte de la historia. El escritor e investigador Francisco Trinidad decidió rescatar del olvido la figura de Onofre García-Argüelles, la esposa de Leopoldo Alas, "Clarín". Todo empezó cuando Melchor Fernández Díaz, entreguín y exdirector de LA NUEVA ESPAÑA, escribió hace 21 años en un artículo que Onofre merecía una biografía. Trinidad, nacido en Extremadura pero entreguín según la premisa de Max Aub de que "uno es de donde hace el bachillerato", recogió el guante. Así que ayer se cerró el círculo. Trinidad, escoltado por Fernández y por Leopoldo Tolivar Alas, bisnieto de Onofre y Clarín, presentó en El Entrego, "Onofre. La gran olvidada".

"Tenía que ser aquí porque Onofre nació en El Entrego y porque yo siempre he estado muy vinculado a El Entrego", explicó el autor.

Más allá de la deuda de hacer la presentación en el lugar preciso, Francisco Trinidad describió a Onofre como "el ángel de Clarín, compañera y sufridora". El autor relató cómo el novelista "se peleaba con todo el que podía y Onofre se quedaba en vilo", y recordó cómo, cuando el autor de "La Regenta" se fue a Madrid a batirse en duelo con Fray Candil, "Onofre estuvo dos o tres días sin saber que a su marido no le había pasado nada".

Aquellos desvelos también los generaban las cuitas literarias de Clarín. En aquella Vetusta que tan bien describe en la historia de Ana Ozores, Onofre aguantó mucho. "De aquella, la Iglesia y la Catedral mandaban más que el Gobierno Civil, de hecho nadie se acuerda de quién era el gobernador civil, pero todos sabemos que el obispo era Martínez Vigil".

Ese, el de sufridora y "ángel de la casa", era el papel reservado a la mujer en el siglo XIX, por eso Francisco Trinidad reivindica a Onofre y a todas sus coetáneas. "La mujer en el XIX era el ama de llaves, la compañera, la esposa. Basta decir que en el plan de educación de Moyano, el de la época de Onofre, se establecía que las maestras tenían que tener un sueldo inferior al de los maestros porque ellas educaban en cuestiones elementales del hogar".

Después, el autor de la biografía recordó que la pareja se casó en El Entrego, en la capilla de la casa de la familia de Onofre. Y Melchor Fernández detalló que aquella casa fue quemada por los franceses, reconstruida y finalmente derribada para levantar "un edificio sin ningún interés pero que tiene siete plantas". Casualmente Dionisio Fernández, bisabuelo del periodista, fue uno de los tres testigos que rubricaron aquel acta de matrimonio. Cándido Fernández, abuelo de Melchor, tenía 13 años el día de la boda "y de lo poco que me contó es que había mucha gente y que Clarín era muy listu pero un poco torcíu, porque era algo republicano".

Melchor Fernández trazó el mapa geográfico y político de la cuenca del Nalón en la segunda mitad del siglo XIX, cuando el mundo rural dejaba paso a la industria minera. "Clarín y Onofre se conocieron en Oviedo y él venía habitualmente a El Entrego. Iba en coche de caballos hasta El Berrón y allí cogía el ferrocarril de Langreo hasta La Oscura, que era final de trayecto, pero quedaba cerca de la casa familiar de Onofre en La Laguna", explicó el exdirector de este diario.

El periodista relató también alguna anécdota, como que el cura que ofició la boda, José Muñiz, apuntó en el acta que se había celebrado en la iglesia parroquial, "cuando en realidad fue en la capilla familiar". El cura también decidió dejar en sencillo García los apellidos compuestos de los contrayentes, Leopoldo Enrique García-Alas y Ureña y Onofre García Argüelles.

Esos aspectos sociológicos, tanto del libro como de la presentación, llamaron la atención de María Alonso, concejala de Cultura de San Martín del Rey Aurelio, que ejerció de presentadora. Alonso se interesó también por las explicaciones de Leopoldo Tolivar Alas, bisnieto de Onofre y Clarín, que acudió al acto acompañado de su hermana Ana Cristina y recordó que su primer recuerdo de Onofre es "la lápida del cementerio porque su fecha de nacimiento era justo cien años antes que la mía".

Compartir el artículo

stats