Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Policía Local mejora en Mieres su reacción ante personas violentas

Los agentes municipales llevan meses participando en cursos de formación, con protocolos de actuación en caso de enfrentamiento

Agentes de la Policía Local, entrenando una intervención. D. M.

La Policía Local de Mieres está enfrascada en un incesante proceso de formación. Los agentes municipales lleven meses participando en una sucesión de cursos para mejorar sus competencias profesionales. Primero fue la reanimación cardiopulmonar, luego los controles de consumo de droga al volante y también hubo cursos de tiro. Para acabar, el cuerpo se está especializando en las tareas de reducción de personas violentas bajo los afectos de drogas, alcohol o con problema psicológicos.

La Policía mejora en Mieres su reacción ante personas violentas D. M.

Utilizar la técnica para combatir la fuerza. Así podría definirse el objetivo que se ha marcado la Policía Local de Mieres. Los agentes se han enfrentado a duras jornadas de entrenamiento más propias de deportistas de élite que de funcionarios del Estado: "La verdad es que hay que destacar la entrega y profesionalidad de los agentes mierenses, que han demostrado una gran profesionalidad. Siempre es importante mantener las ganas de aprender y formarse", destaca Iván Rodríguez, instructor del Cuerpo Nacional de Policía Nacional. Este especialista imparte las nociones a través del departamento de defensa personal policial de la Federación Asturiana de Lucha.

Mucho sudor y contusiones. Los agentes se han volcado con la formación hasta el punto de recibir las felicitaciones de los instructores. Están sufriendo ellos para hacer el menor daño posible en el desempeño de sus labores. Lo explica bien Iván Gutiérrez: "En nuestras actuaciones intentamos ser los menos lesivos posible para garantizar los derechos constituciones de todo ciudadano". Partiendo de esta premisa, el objetivo es que nadie salga herido cuando la confrontación es inevitable: "Es algo importante, ya que los agentes tenemos que responder de las lesiones que causemos en la intervención. Hay que tener en cuenta que hay personas que no están en sus cabales o que simplemente tienen un mal día y no son conscientes de lo que están haciendo. A nadie le gustaría, incluido nosotros, que a su padre o a un tío por el simple hecho de tener un momento de obcecación pudieran acabar lesionados en una actuación policial".

Agentes y preparadores. D. M.

Gracias a la formación recibida, los agentes de la Policía Local podrán utilizar, si fuera necesario, los escudos que en su momento adquirió el Ayuntamiento para el servicio: "Para trabajar protegidos requieren de escudos de protección y captura, casco y defensas semirrígidas. Con estos equipos se busca que dominen técnicas para que cuando actúen en coordinación dos coches patrulla puedan ir seguros ellos, reduciendo al tiempo el riesgo de causar alguna lesión al detenido".

El recinto ferial de Santullano

El curso se ha impartido en las instalaciones del recinto ferial de Nuevo Santullano: "Es una instalación perfecta para este tipo de formación, ya que debido a su amplitud permite el desplazamiento de vehículos y ofrece al tiempo espacios angostos en los que se puede reproducir una intervención en el pasillo de una casa o en una habitación en un caso, por ejemplo, de violencia de género", explican los responsables del programa. "Los policías siempre intentamos que la escala de fuerzas sea la ajustada, aunque también hay que tener en cuenta que hay actuación de mucho riesgo y complejas debido a la agresividad y la resistencia que se nos opone", recalcan los profesionales.

Compartir el artículo

stats