Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Aller actualiza el turismo verde: planea plantar árboles para reducir la huella de carbono de sus visitantes

El Ayuntamiento calcula que necesitará 2.700 árboles cada año

El aparcamiento de la estación de Fuentes de Invierno. LNE

Aller se ha sumado durante el último mandato a la agenda 2030, a la red de ciudades de turismo inteligente y ha logrado más de dos millones de euros de fondos para un proyecto de turismo sostenible. Y en esa línea, en la de generar actividad económica, pero preservando la naturaleza, ha puesto sobre la mesa un proyecto que desarrollará en los próximos meses, pero con el que quiere dar ejemplo de que se puede fomentar el turismo y, a la vez, mitigar sus efectos sobre el planeta. La idea del Ayuntamiento es realizar una plantación de árboles que cubra, al menos, el 50% de la huella de carbono que dejan los visitantes.

Según el proyecto que maneja el consistorio y al que ha tenido acceso LA NUEVA ESPAÑA, el gobierno local tiene por objetivo "reducir al menos en un 50% la emisión de los gases efecto invernadero (CO2), principalmente por los visitantes, turistas o en su caso practicantes de esquí, así como el efecto de la ganadería extensiva". Además, también buscan incluir en la gestión de la ganadería el concepto de "ganadería regenerativa" y generar una economía circular derivada de la implicación en la reducción de la huella de carbono a través, por ejemplo, del aprovechamiento forestal.

¿Cómo se llevaría a cabo el proyecto?. Por una parte, el Ayuntamiento pretende generar una herramienta consistente en una calculadora de huella de carbono en el transporte por carretera. Este sistema permitirá calcular los kilogramos de CO2 emitidos, dependiendo del medio utilizado en el desplazamiento, y en el caso de los vehículos según tipo de motor, combustible, año de fabricación, modelo…. Una vez conocida la huella de carbono que los turistas han dejado en sus visitas, el ayuntamiento pretende llevar a cabo jornadas de plantación de árboles en el Monte Pinín, con el fin de mitigar el impacto de esos visitantes en el medio natural.

El proyecto diseñado por Aller pone un ejemplo práctico. Señalan que un vehículo cada 100 kilómetros recorridos emite 9 kilogramos de CO2. Además, el estudio refleja que un árbol recoge 167 kilogramos de CO2 al año. Calculando una media de 25.000 turistas al año, y unos 200 kilómetros recorridos por el concejo, las cuentas reflejan que para cubrir la media de carbono necesitarán unos 2.700 árboles, cuya plantación requeriría una inversión de algo más de 10.700 euros.

Compartir el artículo

stats