Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los esquiadores tendrán que esperar de nuevo: la lluvia retrasa al menos otro día la apertura de Pajares

Los treinta litros por metro caídos durante la noche impiden acondicionar las pistas para este sábado

Operarios trabajando en Valgrande-Pajares Valgrande-Pajares

Pajares pasará una nueva jornada sin esquiadores en sus pistas. La lluvia caída durante la madrugada del viernes al sábado ha sido en esta ocasión la causante de que los esquiadores deban esperar al menos un día más para esquiar. A primera hora de la mañana, la estación lenense anunciaba en su página web y sus redes sociales que el complejo permanecería cerrado este sábado, por lo que habrá que esperar al menos hasta mañana, domingo, para poder inaugurar la temporada. Es el segundo día seguido que se prevé la apertura, pero finalmente ésta no se produce.

Según explicaron fuentes de la estación a este diario, el problema han sido las precipitaciones "en forma de lluvia", que casi cuadruplicaron las previsiones. "Pensábamos que iba a llover, pero no tanto, ahora la estación meteorológica registra unos 30 litros, y nosotros esperábamos ocho", explicaron las fuentes, para agregar que "en esas condiciones es imposible sacar las máquinas pisapistas, porque nos llevaríamos toda la nieve por delante".

La entrada a la estación leonesa de San Isidro, esta mañana. San Isidro.net

Y todo ello, pese a que finalmente, el complejo cuenta con parte el sistema de innivación artificial, que dio tiempo a reparar. La obra de construcción de la telecabina había dañado las canalizaciones que van a los cañones en dos puntos de la estación, en la parte más baja y en la más alta. Y precisamente en esta última es donde ya se han concluido los trabajos de reparación, por lo que Pajares cuenta al menos con la fabricación de nieve en la parte superior del complejo.

Ahora, los esquiadores deberán de esperar al menos otra jornada para deslizarse por las pistas asturianas. Fuentes de Invierno ya había anunciado su apertura para el domingo, una fecha que ahora esperan también cumplir en Valgrande-Pajares, aunque como estos días, quedará todo a expensas de la meteorología.

San Isidro

Donde ya sí que se puede esquiar es en la estación leonesa de San Isidro, donde cada año esquían cientos de asturianos. El complejo leonés abría sus puertas por primera vez esta mañana. Lo hacía con los sectores de Cebolledo y Riopinos, sumando en total siete pistas, cinco remontes y un dominio esquiable de 6,3 kilómetros, con espesores entre los 25 y los 50 centímetros.

Compartir el artículo

stats