Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una nueva vida para La Nalona: vecinos y comerciantes piden dinamizar el histórico barrio de Sama

Reclaman planes de fachadas y acondicionar los solares para aprovechar el tirón que supondrán el Palacio de Justicia y el nuevo geriátrico

Ludi Rozado, en su mueblería de la calle La Nalona. | M. Á. G.

Hace 34 años, cuando Ludi Rozado empezó a trabajar en la mueblería familiar de Sama, el muro de Berlín seguía en pie, Abelardo y Luis Enrique aún no habían debutado con el Sporting, y los sofás y armarios que esta langreana vendía se cobraban en pesetas. A través de los cristales del escaparate de la tienda veía desfilar a los trabajadores que acudían a sacar carbón al pozo Fondón, confundidos entre el resto de viandantes del barrio de La Nalona, uno de los más antiguos de Sama, que toma, por extensión, el nombre de la emblemática calle del mismo nombre.

María Ignacia Márquez, junto a la obra del Palacio de Justicia. | M. Á. G.

No escaseaban los negocios (hoy reducidos a la mínima expresión; la mueblería de Rozado es uno de los pocos que sobreviven) y también había varios bares. "El barrio de La Nalona era muy activo, muy vinculado a lo que era el pozo minero. Contaba incluso con un club de fútbol", relata el historiador Francisco Palacios. Uno de los establecimientos comerciales más reconocibles de aquella pasada época, donde se vendieron muchas botas de tacos, fue la ya desaparecida tienda de deportes de Baragaño. También el extinto bar La Nalona, situado en las cercanías del pozo, que acogió numerosos banquetes familiares.

La pujanza del barrio, que en los noventa ya iba cuesta abajo, acabó con el cierre del Fondón, en el año 1995, iniciándose entonces un inexorable declive que los vecinos y escasos comerciantes del barrio confían ahora en revertir, con el impulso que puede suponer la puesta en marcha del nuevo Palacio de Justicia (que unificará las cuatro sedes judiciales de Sama) y un nuevo geriátrico privado, ubicado a escasa distancia del barrio, en la Avenida de la Constitución. Ambos equipamientos se encuentran en avanzado estado de ejecución.

Estos dos edificios supondrán un gran cambio en el urbanismo de la zona y los vecinos esperan que también vengan acompañados por un incremento de la actividad económica. Así lo explica María Ignacia Márquez, al pie de la obra de la futura sede judicial. "Yo espero que sí suponga un aliciente para el barrio. Tanto los juzgados como el geriátrico, aunque nos quede un poco más lejos, van a tener mucho movimiento de gente, y al menos pueden servir para que abran algún negocio hostelero o algún comercio", argumenta.

Una opinión similar expone Ludi Rozado, que regenta Muebles Díaz. "Soy de Sama de toda la vida y da pena ver esto así. Y espero que la cosa cambie con lo que van a poner en marcha. Todo lo que pueda llegar será bien recibido", indica la comerciante langreana. "Lo que también hace falta es mejorar la imagen del barrio con actuaciones en las fachadas, el tema de la limpieza o el acondicionamiento de los solares vacíos, para crear aparcamiento y para que no sean un foco de insalubridad", reflexiona Rozado.

El Palacio de Justicia estará listo para otoño de este año. La obra la ejecuta la empresa Ferrovial Construcción. El coste se eleva a 6.198.457 euros. El inmueble que se construye entre las calles La Nalona y Alonso Nart tendrá 3.362 metros cuadrados, duplicando la superficie actual, y será eficiente desde el punto de vista energético, con un consumo casi nulo. El partido judicial de Langreo, con una población próxima a los 40.000 habitantes, cuenta con tres juzgados de primera instancia e instrucción, otro de lo penal y la sección territorial de Fiscalía.

Remanente

Además, el acuerdo de inversiones con cargo al remanente de tesorería pactado por el equipo de gobierno socialista de Langreo y el grupo municipal de Ciudadanos incluye una partida de 400.000 euros para un plan de urbanización de calles. La mayor parte de esa inversión se destinará a las calles Constitución y Alonso Nart, que ganará importancia con la inauguración de la nueva sede judicial. Se repondrá el pavimento y se urbanizarán las dos calles.

Compartir el artículo

stats