El certamen literario creado en Mieres para potenciar la actividad literaria entre los jóvenes ya suma 20 ediciones. Coincidiendo con esta efeméride el prestigioso premio local de relato de corto ha recaído en Eduardo de la Iglesia Pérez, natural de Toledo. El jurado quedó prendado de su obra “La jerarquía de las vacas”, una narración que profundiza en las vivencias del mundo real bajo el filtro de una mirada infantil. 

El jurado del XX Certamen de Relato Corto Eugenio Carbajal valoró hasta 298 trabajos presentados. “Una cifra importante que vuelve a confirmar el prestigio y la importancia de esta convocatoria”, apuntan desde el Ayuntamiento de Mieres. El certamen está destinado a jóvenes de entre 18 y 30 años. A lo largo de sus dos décadas de andadura ha adquirido una gran proyección nacional e internacional. 

El relato elegido en esta vigésima edición ha sido “La jerarquía de las vacas”, de Eduardo de la Iglesia Pérez, graduado en Derecho y Ciencias Políticas. El autor ya había sido premiado previamente en otros certámenes, como el XX Certamen Joven de Narración “El Cuentacuentos” o el XXIX Certamen Calamonte Joven. En “La jerarquía de las vacas”, narra la vivencia de Amalia, hija pequeña de una familia de ganaderos de la Castilla rural. “Narrado en primera persona, el relato arranca con un hecho trágico que marca el resto de un trabajo que ha convencido al jurado, eligiéndolo ganador de esta edición del que es uno de los pocos premios literarios reservados a jóvenes menores de 30 años convocados en Asturias”, subrayan los portavoces municipales

Publicación conjunta

El certamen, organizado por la concejalía de Juventud de Mieres que dirige Vanesa García, y por la Oficina Joven, está dotado de un premio de 1.500 euros y la publicación del relato en una publicación conjunta que se hace cada cuatro años con los trabajos premiados en las correspondientes ediciones del certamen. La entrega del premio se hará en un acto público organizado dentro de la programación especial con motivo del Día del Libro.

El certamen se convocó por primera vez en el año 2002 con el objetivo de “servir de aliciente para aquellas personas jóvenes con inquietudes literarias, que necesitaban un espacio para dar a conocer su obra y para que el nombre de Mieres del Camín tuviera un eco más allá de sus fronteras”.