La Mayacina, 35 años de planes y obras en Mieres

El plan para reordenar el céntrico espacio de la villa se gestó en 1988, y hasta ahora se han levantado 550 pisos, un aparcamiento y un gran parque

El nuevo parque de La Mayacina, con uno de los bloques de pisos («Vivazz») construidos en la zona detrás. A la derecha, arriba, La Mayacina a finales del pasado siglo. Abajo, la zona, en 2009, todavía con buena parte de las parcelas desocupadas y sin desarrollar. | A. V. / LNE / Maxferaera.com

El nuevo parque de La Mayacina, con uno de los bloques de pisos («Vivazz») construidos en la zona detrás. A la derecha, arriba, La Mayacina a finales del pasado siglo. Abajo, la zona, en 2009, todavía con buena parte de las parcelas desocupadas y sin desarrollar. | A. V. / LNE / Maxferaera.com / David Montañés

El sector inmobiliario español estaba al borde de implosión, aunque la construcción seguía avanzando como una avalancha. La Sociedad Estatal de Promoción y Equipamiento de Suelo (Sepes) impulsó en 2006 el proyecto "Viva". El plan contemplaba construir 5.688 viviendas protegidas por todo el país. En julio de ese año se convocó un concurso internacional de ideas. El plan urbano de la Mayacina, en Mieres, se presentó como la punta de lanza de esta ambiciosa propuesta estatal, hasta tal punto que la por entonces ministra de Vivienda, María Antonia Trujillo, se desplazó en mayo de 2007 hasta la ciudad para presentar los proyectos seleccionados. Pero el ensanche urbano, en realidad, había tomado forma unos cuantos años antes. De hecho, se cumplen 35 años de su gestación.

La Mayacina, 35 años de planes y obras

La Mayacina, 35 años de planes y obras / David Montañés

El Plan Parcial Vasco-Mayacina se aprobó en octubre de 1988. En breve se cumplirán 35 años. Se han construido cerca de 550 pisos, sobre los 700 planteados en su inicio. El desarrollo del nuevo barrio ha sufrido importantes modificaciones, con espacios de aparcamiento en la zona sur y un gran parque en los terrenos centrales. Al final no se ha construido el aparcamiento subterráneo previsto inicialmente. Y es que el ensanche urbano ha estado sometido a infinidad de factores y cambios a lo largo de tres décadas.

La Mayacina, 35 años de planes y obras

La Mayacina, 35 años de planes y obras / David Montañés

Desde la aprobación parcial, tuvieron que pasar cuatro años hasta que se abordase un polémico proceso de expropiación, que se inició en marzo de 1992. Con el país inmerso ya en un imparable proceso de expansión inmobiliaria incontrolada, a estos propietarios se les indemnizó una década después con 52 euros por metro cuadrado, generando un extendido sentimiento de expolio. Y es que poco más de dos años más tarde, en Oñón, unos terrenos mucho menos céntricos, se pagaron por un procedimiento similar 228 euros por metro cuadrado, más construcciones.

Más trámites

Otros dos años pasaron hasta la firma del convenio para la ejecución del plan con la sociedad estatal Sepes. La entidad pública exigió una serie de modificaciones, que terminó por dar forma, en 1998, a un nuevo convenio a tres bandas, con la inclusión del Principado. En 2001 se tramitó la modificación del Plan General de Ordenación Urbana relativa a este sector. La expropiación efectiva de los terrenos se abordó en 2004, transcurridos doce años desde el inicio del trámite, iniciando el realojo de los vecinos.

En julio de 2006 el Ministerio de la Vivienda convocó un curso internacional de ideas para la construcción de 711 viviendas protegidas, garajes, trasteros y locales comerciales. A principios de 2008 sea anunció que Sepes subastaba las 12 parcelas de La Mayacina para empezar a construir. En octubre de 2010 los primeros vecinos recogieron las llaves de sus pisos en el edificio con la fachada en color negro y que fue bautizado con el nombre de "Vivazz" . En total, 131 pisos. La sociedad pública ha tenido enormes problemas para comercializar estos pisos. El año pasado quedaban aún sin vender más de medio centenar. El inmueble fue adjudicado en 9,4 millones de euros a la empresa Vías y Construcciones.

Con sus limitaciones, el ensanche de La Mayacina ha conseguido alcanzar un alto nivel de ejecución, aunque tres promociones se han quedado bajo tierra. El paso de un colector por la parcela en la que la constructora OCA debería desarrollar la promoción de cuarenta viviendas, situada al norte de la sierra de Máximo, mantiene paralizado el proyecto. La tubería es el emisario general de Ujo que va a la depuradora. La constructora y la Sociedad Estatal de Suelo (Sepes), que fue la que adjudicó las parcelas, no llegaron a un acuerdo. Igualmente complicado se presentó el aprovechamiento de los dos solares asignado en su momento a Oteypsa, empresa que hace ya más de una década comenzó a construir en una de estas promociones, una obras que quedaron en un largo suspenso tras la quiebra de la firma. La mayor de la fincas propiedad de Oteypsa fue finalmente vendida. La parcela, cuyo abandono viene generando quejas desde 2010, luce actualmente llena de maleza y vegetación. En su interior han crecido árboles que se levantan ya varios metros del suelo. Hay interés de unos promotores para construir un geriátrico. El desarrollo que arrancó hace 35 años sigue abierto.

Suscríbete para seguir leyendo