Unas monedas, las botas y el botón: así se investiga la fosa de Parasimón, en la que se desenterraron diez personas

La exhumación de la fosa en Pajares culminará hoy, tras tres días de intenso trabajo, pero la investigación técnica se alargará durante meses

El equipo de Aranzadi, en el enterramiento.

El equipo de Aranzadi, en el enterramiento. / Esperanza Martín

La memoria está abierta en la fosa de Parasimón, en Pajares (Lena). El equipo de la Sociedad de Ciencias Aranzadi abordó ayer la última fase de la excavación del segundo enterramiento localizado en este paraje de Pajares –el primero fue investigado ya en 2018–. Esta mañana se exhumarán los restos de las nueve personas que han sido localizadas y que, según los testimonios, eran republicanos apresados y fusilados por verdugos del bando sublevado. Las labores técnicas se alargarán durante meses. Se trata de un extenso trabajo multidisciplinar que arroja luz sobre la etapa más negra del pasado reciente de España.

El trabajo en esta fosa no empezó hace solo dos días. Antxoka Martínez, al frente del área arqueológica –junto a Lourdes Herrasti, que dirige al equipo de antropología–, fue el encargado de dar con el emplazamiento exacto de la fosa. Para ello contó, al igual que en el primer enterramiento, con el testimonio de Celesto García. Él fue testigo de cómo los verdugos de Parasimón se llevaron a un grupo de unos veinte presos a la frondosidad del bosque para matarlos. "Los separaron en dos grupos", había dicho el hombre, que falleció hace ya unos años.

Un experto de la Sociedad Aranzadi fotografía los restos de la fosa,  tras la excavación en el enterramiento. | Esperanza Martín

Un experto de la Sociedad Aranzadi fotografía los restos de la fosa, tras la excavación en el enterramiento. | Esperanza Martín / C. M. Basteiro

Localizar el primer enterramiento fue más fácil que el segundo. Finalmente, tras las pruebas de teledetección y unas catas, fue emplazada debajo de unos abetos (una zona conocida como "el pinar de Parasimón"). Los trámites administrativos, que requieren de la intervención judicial, también se alargaron durante semanas. El trabajo, encabezado por un equipo de la Sociedad Aranzadi, cuenta con financiación del área de Memoria Histórica del Principado de Asturias y la colaboración del Ayuntamiento de Lena.

Con la financiación y los trámites ya listos, empezaron las labores en la fosa. "El equipo ha trabajado mucho", apuntó Antxoka Martínez. Tuvieron que excavar con rapidez por la amenaza constante de la lluvia, que obligó a disponer un toldo cuando el enterramiento quedó al descubierto. "Todo lo que hemos encontrado coincide con lo que habíamos recogido en el testimonio de Celesto", aseguró el arqueólogo.

En el número. Porque esperaban encontrar alrededor de diez personas en el enterramiento, y han aparecido nueve (un margen más que plausible). También parece –es muy pronto para conclusiones rotundas– que eran presos que fueron asesinados por verdugos del bando franquista por razones ideológicas. Eran hombres jóvenes, pero ya adultos, que llevaban pocos enseres. Se han localizado, en el entorno de la fosa, unas cuantas monedas, botas y botones que pertenecerían a su ropa.

Todos los restos que han sido hallados en Parasimón se están individualizando y, tras su exhumación, serán trasladados para continuar con la investigación. Si bien el trabajo arqueológico y antropológico permitirá una dignificación de estas personas, dándoles una identidad individualizada, solo las pruebas genéticas pueden responder a las preguntas más importantes para su memoria: cómo se llamaban, quiénes eran, a quién dejaron esperándolos en la tierra.

Los nombres

Celesto solo reconoció a uno de aquellos presos: Luis Cienfuegos. De hecho, su familia es la máxima impulsora de esta investigación. Han creado la Asociación Familiares y Amigos Fosa Parasimón y han hecho un llamamiento a todos los que busquen a un familiar que desapareciera, en octubre de 1937, en las cárceles de Aller. Toño Naves, uno de los nietos de Luis Cienfuegos que sigue de cerca los trabajos, apuntó que están a disposición de todas las personas que puedan tener a un familiar entre las personas localizadas. Hoy habrá un acto de poesía y música en el centro social de Pajares. Un encuentro por la memoria de los que aún no han recuperado su nombre.

Suscríbete para seguir leyendo