Las truchas picaron en el Jovellanos

Pescadores de la élite nacional inician a decenas de niños en el deporte de la caña, soltando 150 peces en el estanque del parque mierense

Andrés Velasco

Andrés Velasco

"Con que un uno por ciento de estos chavales se aficionase a la pesca, ya me daría por satisfecho". Son palabras del ovetense Andrés Torres, miembro de la selección española de pesca a mosca que participó este viernes, junto a sus compañeros internacionales Ander Pérez, Iñaki Muñoz y Rubén Santos, en una jornada con escolares a modo de preludio del Open de Pesca a Mosca de Mieres, que se celebra hoy y mañana en el Caudal.

El estanque del parque Jovellanos de Mieres se convirtió en un improvisado río en el que decenas de niños compartieron unas horas con estos pescadores profesionales para pescar más de centenar y medio de truchas que se habían soltado. Pero antes, los pescadores ofrecieron una pequeña charla en las que explicaron a los chicos y chicas los secretos de la pesca a mosca, transmitiéndoles su pasión por el río. Detallaron, por ejemplo, que durante campeonatos como el de hoy las truchas que se pescan no se matan, sino que se devuelven al agua para que los ríos no pierdan población. Fue algo que sorprendió a muchos pequeños. Los peces que se sacaron del estanque, procedentes de una piscifactoría, sí que fueron sacrificados, aunque por una buena causa: para ser donados en su totalidad al comedor social de Amicos.

Por la izquierda, Iñaki Muñoz, Andrés Torres, Ander Pérez y Rubén Santos, junto a los pequeños durante la charla.  | A. VELASCO

Por la izquierda, Iñaki Muñoz, Andrés Torres, Ander Pérez y Rubén Santos, junto a los pequeños durante la charla. | A. VELASCO / Andrés Velasco

El leonés Rubén Santos subrayaba que el evento de Mieres es algo inusual a la par gratificante: "Es una pasada que a casi cincuenta chavales les haya llamado la atención la pesca, porque se está perdiendo. Muchas veces, los padres tienen complicado enseñar a los niños a pescar, y el interés que están mostrando es muy bonito".

En la misma línea se pronunciaba el donostiarra Iñaki Muñoz. "Es de agradecer que tanta gente se haya acercado y ver la ilusión de los niños de conseguir su primera captura, ojalá cojan esta afición que tanto nos apasiona". También de San Sebastián, Ander Pérez se mostraba encantado: "La pesca es una afición que se está perdiendo, así que es una gozada ver a tanta gente y tantos niños. El problema es que la sociedad es más sedentaria y eso resta afición, pero estos eventos son muy bonitos". "A los críos se les da muy bien", añadió.

Con un grupo de niños pequeños estaba el ovetense Andrés Torres. "Son muy necesarias estas actividades para lograr contagiar la afición a la pesca", señalaba mientras ayudaba a sacar una trucha del estanque a un niño ataviado con la equipación del Fútbol Club Barcelona.

Tras la clase de pesca en el Jovellanos, este fin de semana el Caudal acoge el Open de Mieres, donde catorce pescadores competirán por ser los mejores con la caña y la mosca.

Suscríbete para seguir leyendo