Los campeones del piragüismo asturiano ensalzan la navegabilidad en Tanes: "Tiene unas condiciones excepcionales"

Manuel Busto, que ya ha testado las aguas del embalse casín, destaca su amplitud y que está protegido del viento y Saúl Craviotto y Walter Bouzán celebran contar con un recurso que "hace crecer a nuestro deporte"

Manolo Busto, en la piragua en Tanes, el día de la inauguración. | A. Velasco

Manolo Busto, en la piragua en Tanes, el día de la inauguración. | A. Velasco

Andrés Velasco

Andrés Velasco

Tanes ya se marca un nuevo rumbo tras veinte años de espera. Dos décadas de pelea por parte del Ayuntamiento y los vecinos para lograr que el pantano de Caso volviera a tener actividad en sus aguas. Negociaciones, normativas adversas, búsqueda de apoyos y una farragosa tramitación aplazaron durante todo ese tiempo una aspiración compartida por buena parte de los casinos. Tras todo ello, el pasado 1 de noviembre, las piraguas volvían a surcar el embalse, por ahora solo para deportistas federados. Una puesta de largo que supone un punto de inflexión y que prestigiosos piragüistas avalan. Además del futuro uso turístico que el pantano pueda tener (previsto para el próximo verano), este arranque de la actividad deportiva supone un gran recurso no solo para los deportistas asturianos sino también para atraer a selecciones de todo el mundo, como ahora ocurre en Trasona.

Una de las voces más autorizadas para hablar sobre el pantano es la de Manuel Busto. Diez veces campeón del Mundo en maratón, fue el primero en tocar con su piragua la lámina del pantano de Tanes. En realidad no era la suya propia, sino las cautivas que deberán utilizarse para poder entrenar en esas aguas. El deportista maliayo entiende que Tanes "es un auténtico lujo". Lo dice quien tiene la ría de Villaviciosa a pocos metros de casa. Pero el embalse casín es otra cosa. "Estamos hablando de un embalse con una condiciones excepcionales, de más de 7 kilómetros de largo, lo que son 15 kilómetros al hacer una vuelta entera, algo que para un deporte aeróbico como el nuestro, es un privilegio", señala Busto. El piragüista también hace referencia al entorno. "Está protegido del viento, y viene muy bien para la gente que quiere entrenar para hacer carga en pretemporada y para acumular kilómetros", apunta.

Además, Manuel Busto también pone el foco en la facilidad para llegar desde el centro de la región. "Tenemos suerte de las comunicaciones que hay en Asturias, porque desde el centro hasta Tanes puedes tardar 45-50 minutos, y tener unas condiciones excelentes para el entrenamiento", indica. Para Busto, el pantano casín "puede ser un gran atractivo para muchas selecciones nacionales a la hora de hacer concentraciones". Y sobre el mayor inconveniente que puede presentar para los deportistas, el hecho de tener que usar las embarcaciones cautivas que ha comprado EDP y el Ayuntamiento, Busto no lo ve tan grave. "Son piraguas de todas las tallas y de la marca Nelo, la que usan la mayor parte de deportistas. Tu puedes llevar tu asiento y tus pedales, que es lo más personalizado que se suele tener y montarlo directamente en esas embarcaciones", señala.

Lo que también espera el diez veces campeón del mundo es que pronto pueda verse también a turistas en el pantano. "Creo que va a ser muy bueno, un recurso muy importante, que completaría perfectamente la zona. Esperemos que más pronto que tarde se pueda dar ya ese uso lúdico al embalse", finaliza.

Apoyo al piragüismo

Otra de las voces más relevantes del piragüismo asturiano en los últimos años es el riosellano Walter Bouzán, bicampeón mundial y varias veces ganador del Descenso del Sella. "No conozco el pantano de primera mano, pero todo lo que me han dicho de él es bueno", asegura el deportista, que puede ser uno de los que se entrene en estas aguas en un futuro. Bouzán eso sí, tiene claro que "cualquier apoyo que se haga a nuestro deporte es bienvenido, y contar con un recurso más, es muy bueno para el piragüismo".

En esa misma línea se pronuncia uno de los deportistas más laureados de España, Saúl Craviotto. En plena preparación para sus quintos Juegos Olímpicos, Craviotto es otro de los que no ha probado las aguas de Tanes, pero entiende que habilitar nuevos lugares de entrenamiento "es algo que hace crecer a nuestro deporte y siempre es bueno". Bicampeón olímpico, con cinco medallas en los Juegos, cuatro veces campeón mundial y tres veces campeón de Europa, el palista nacido en Lleida pero adoptado con los brazos abiertos por Asturias, sigue preparando la nueva aventura olímpica en Trasona. Quien sabe si llegará a unos sextos juegos. Y quizá, su pista de entrenamiento pueda ser Tanes.

Suscríbete para seguir leyendo