La SEPI valora hoy la candidatura de Enrique Fernández a presidir Hunosa

El exconsejero de Industria ya ha cesado como senador y sustituiría a Gregorio Rabanal en una etapa clave en la empresa

Enrique Fernández, en su etapa como consejero de Industria del Principado, en Oviedo. |  Miki López

Enrique Fernández, en su etapa como consejero de Industria del Principado, en Oviedo. | Miki López / Luisma Díaz

Luisma Díaz

El Consejo de Administración de la SEPI (Sociedad Estatal de Participaciones Industriales) se reunirá hoy para valorar diversos asuntos, entre ellos, el posible nombramiento del exconsejero de Industria del Principado, Enrique Fernández, como nuevo presidente de la empresa pública Hunosa. Fernández ya ha cesado en el puesto que ocupaba actualmente, el de senador por Asturias.

Fernández (San Martín del Rey Aurelio, 1974) sustituirá en el cargo al actual presidente de la compañía, Gregorio Rabanal, que retornará a su situación de prejubilación (antes de presidente había sido trabajador en la compañía). La sustituta de Fernández como senadora será Judith Flórez.

Antes de ser senador, Enrique Fernández fue consejero de Industria en el Principado de Asturias (2019-2023) con el primer Gobierno de Adrián Barbón. Fue también alcalde de San Martín del Rey Aurelio (2011-2019). Previamente, trabajó como profesor de Economía Financiera en la Universidad de Oviedo.

Enrique Fernández ocupará la presidencia de Hunosa en una etapa clave para el futuro de la empresa. Por un lado, está la transformación de la térmica de La Pereda en central de biomasa, que también podría quemar en parte otros combustibles (CSR, obtenido a partir de la basura, en un porcentaje máximo del 25%), un proyecto que costará 37 millones de euros. También está sobre la mesa la continuidad de los planes de expansión de nuevas plantas de energías renovables, como dos parques fotovoltaicos, uno de ellos a instalar en la escombrera de Pumardongo (Mieres).

Más cuestiones urgentes para Hunosa son el aprovechamiento como centros tecnológicos de los antiguos pozos mineros de Carrio (agroalimentación, en Laviana) y Santiago (centro de datos y supercomputación, en Aller). Otra asignatura pendiente para la compañía es la comercialización de los terrenos industriales de los que dispone en las Cuencas y Siero.

Suscríbete para seguir leyendo