Vigilantes en la nueva estación de Sama y una valla refuerzan la seguridad en el soterramiento de Langreo

Adif toma medidas tras los actos vandálicos registrados en la nueva estación de Sama y los robos de materiales durante la obra

La nueva valla, de color verde, que protege el trazado de la rampa de acceso al tramo soterrado, en Sama. | M. Á. G.

La nueva valla, de color verde, que protege el trazado de la rampa de acceso al tramo soterrado, en Sama. | M. Á. G. / Miguel Á. Gutiérrez

Miguel Á. Gutiérrez

El Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) avanza en el acondicionamiento exterior del tramo soterrado de la línea de la antigua Feve. En la rampa de acceso al falso túnel situada a la altura del puente atirantado de Sama ya se puede ver la valla colocada para proteger el perímetro. Este vallado se suma a la asignación de un servicio de vigilancia a la nueva estación de Los Llerones, que había sufrido numerosos actos vandálicos pese a que aún no ha entrado en servicio. La última previsión del Adif es que las obras de soterramiento estén concluidas a finales de 2024, de forma que los trenes ya puedan circular por el tramo soterrado a comienzos de 2025.

Así lo habían expuesto responsables del organismo ferroviario tras la reunión celebrada en octubre en el Ayuntamiento de Langreo entre el alcalde y técnicos del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias. En el encuentro, el Adif también propuso la cesión administrativa al Consistorio de la pasarela que une la estación de Sama con el barrio de Les Pieces y El Ponticu, para "mejorar las condiciones de movilidad de los vecinos que la utilizan a diario como vía de comunicación".

Basura

Los vecinos de Les Pieces habían denunciado que la nueva estación de tren en Sama era "un vertedero". La instalación incorpora una pasarela peatonal que salva el trazado férreo y el Corredor del Nalón y permite a los vecinos de la zona llegar al centro de Sama. Los vecinos denunciaron entonces que por el suelo había cristales, latas, botellas, toallas, bolsas de patatas, colillas, excrementos, paquetes vacíos de comida precocinada e incluso un carrito de bebé de juguete. También se quejaron de la falta de iluminación. A ello se sumaron pintadas y destrozos en las instalaciones de la estación.

Poco después de la denuncia vecinal, el Adif acometió la limpieza de toda la infraestructura. Además, el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias también acometió mejoras en las nuevas estaciones de la línea de la antigua Feve en Sama y La Felguera. En la nueva estación de Los Llerones se realizaron, en concreto, tareas de pavimentación y también de limpieza de pintadas y reparación de los aseos, que había sufrido actos vandálicos.

Un problema añadido a lo largo de estos últimos meses también fue el robo de material ferroviario en la zona. Por todo ello, se ha puesto vigilancia en la estación de Sama. También se ha colocado una valla metálica para impedir el acceso al trazado. Tanto en Sama como en La Felguera ya puede verse la "caja" por la que discurrirá la vía cuando descienda por la rampa hacia el falso túnel. Ahora funciona en ambos casos una vía provisional que será desmontada cuando los trenes ya circulen por el recorrido subterráneo.

Plazos

La fecha de finales de este año es la última dada por el Adif para concluir un proyecto que lleva en marcha desde 2009. En febrero del pasado año, tras una reunión de responsables del organismo ferroviario con representantes sindicales y vecinales, estos últimos daban por hecho que los trabajos finalizarían en 2023. Sin embargo, el Adif aseguró, tras otro encuentro de octubre con el alcalde de Langreo, Roberto García, que nunca se dio ese plazo y que lo que sí aseguró es que a finales del pasado ejercicio estarían en ejecución o adjudicados todos los proyectos relativos a la obra, "como así ha sido". Los vecinos han venido denunciando demoras en un proyecto que ha sufrido diferentes parones.

Cuatro presidentes del Principado, cuatro alcaldes y tres presidentes del Gobierno han pasado ya desde que se iniciaron las obras. Los trabajos del soterramiento contaban inicialmente con un presupuesto de casi 55 millones de euros. Finalmente, y si no se producen más contratiempos, los 1.790 metros de túnel que atraviesa La Felguera costarán más de 130 millones, más del doble de lo previsto. La última inversión que se está llevando a cabo incluye un paquete de obras de 47 millones de euros.

El soterramiento está integrado en la línea Gijón-Laviana, perteneciente a la antigua Feve. Un trayecto que a principios de siglo contaba con más de 1,2 millones de viajeros, y cuyas últimas cifras –ya no se actualizan anualmente por líneas, dejó de hacerse en 2016– dejaban en 440.000 sus usuarios.

Suscríbete para seguir leyendo