Las barriadas obreras, los primeros ejemplos de "cohousing" del mundo: "Es necesario que los ayuntamientos recuperen la competencia en vivienda para rehabilitarlas"

El experto del CeCodet Sergio Tomé aboga por "fomentar el espíritu de barrio" para revivir estos espacios, que pueden ser solución para los jóvenes

Sergio Tomé, a la derecha, y Fermín Rodríguez, durante el acto en el Espacio Cultural 19 10. | A. Velasco

Sergio Tomé, a la derecha, y Fermín Rodríguez, durante el acto en el Espacio Cultural 19 10. | A. Velasco

Andrés Velasco

Andrés Velasco

Los Hof en Austria o los Kvartal en Rusia son ejemplos de barrios obreros precursores de lo que serían las barriadas mineras asturianas. Unas construcciones centenarias que se han ido rehabilitando para lograr revertir los problemas de vivienda y que en el caso de las comarcas mineras, deben de suponer una oportunidad de futuro. Al menos esa es la visión que se ha planteado en las jornadas sobre los barrios mineros organizadas por el Espacio Cultural 19 10 de Mieres, y que vivieron el último capítulo con una ponencia del profesor jubilado e investigador del CeCodet, Sergio Tomé, sobre las soluciones que se han propuesto en Europa para la rehabilitación de este tipo de viviendas. Eso sí, el experto dejó claro que para poder acometer estas reformas será necesaria una presencia vital de la administración pública: "Los ayuntamientos, que son las administraciones más cercanas y que mejor conocen sus territorios, deben de recuperar sus competencias en vivienda y recibir fondos para poder desarrollar esos planes de rehabilitación de las barriadas".

Durante la charla, Sergio Tomé explicó que este tipo de pisos, además de para solventar un problema de alojamiento en sí, se plantearon "con la idea de la socialización de las personas y del colectivo". De hecho, apuntó, "había servicios compartidos y también espacios abiertos como patios donde relacionarse". "Ahora está muy de moda el 'cohousing', pues los hof o los kvartal eran los 'cohousing' de la época", indicó Tomé.

En este punto fue cuando el geógrafo introdujo la necesidad de que sean los ayuntamientos, las administraciones más cercanas, quienes piloten la restauración de las barriadas mineras. Pero todo ello, dijo, "debe de ir acompañado de una financiación acorde para que las administraciones locales puedan hacerse cargo de estas competencias". Unas barriadas mineras de las que Tomé aseguró que "fueron retocadas y dignificadas por la Democracia".

Abogó también Tomé por dar "respuestas a la carta" a cada uno de los bloques o viviendas, ya que explicó que hay que tener en cuenta las cualidades y los problemas particulares de cada una. "No hay una solución global", apuntó el experto en Urbanismo. Coincidió Tomé con el análisis de la primera sesión de las jornadas, poniendo el foco en la accesibilidad y la eficiencia energética como puntos más relevantes de la recuperación de estos residenciales, si bien agregó otros factores como el tamaño de los pisos.

A continuación, pasó a poner algunos ejemplos de lo que han hecho en otras partes de Europa. Así mostró imágenes de un barrio a las afueras de París donde, explicó, "se alargaron los forjados para ganar unos 20 metros cuadrados por piso". En Holanda, expuso, "se ha apostado por la reestructuración de viviendas, pasando de bloques de tres pisos a convertirlos en dos, un poco a la carta de lo que necesita cada familia". Sergio Tomé también llevó a los asistentes a Londres, donde puso ejemplos de la "naturalización" de espacios públicos en estos barrios obreros, donde en sus patios se construían parques, pequeños invernaderos o pequeñas huertas.

Para terminar su viaje por la reactivación de estas históricas barriadas, se acercó hasta Bilbao. "El Ayuntamiento puso en marcha hace unos años el programa 'Corazones de barrio', de forma que apostó rehabilitar determinados espacios como plazas, para transformarlos y convertirlos en puntos de atracción de actividades que también se realizaban en el centro de la ciudad", indicó el ponente.

Tras un pequeño debate, las jornadas organizadas por el Espacio 1910 llegaron a su fin, y lo hicieron con la clara reflexión de la necesidad de aprovechar los fondos y ayudas públicas para relanzar las barriadas mineras acabando así con varios problemas: desde el abandono a la falta de vivienda para jóvenes.

Suscríbete para seguir leyendo