El deterioro de la sanidad preocupa en Mieres: dos meses para ir a revisión tras un ictus

Las asociaciones alertan de demoras de hasta 2 semanas en atención primaria, con víctimas de un ictus esperando 2 meses por el neurólogo

El hospital de Mieres.

El hospital de Mieres.

La Agrupación Vecinal de Mieres contactará próximamente con los sindicatos UGT y CC OO, junto con otros agentes sociales, para plantear la organización de movilizaciones contra el deterioro de la atención sanitaria en la comarca del Caudal. "El problema ya no son solo las listas de espera para recibir atención de especialistas, es que las consultas de atención primaria se demoran al menos una semana, con picos de citaciones con dos semanas de plazo", señala Arsenio Díaz Marentes, presidente del citado colectivo asociativo.

El movimiento vecinal está decidido a escenificar el malestar ciudadano en la calle. La agrupación ya trasladó el mes pasado a los responsables sanitarios comarcales (Área sanitaria VII) su inquietud ante la lentitud con que operan tanto los centros de salud como el hospital Álvarez Buylla. "Si la situación no mejora rápidamente, no quedará otra que hablar con los sindicatos y plantear movilizaciones", señala Díaz Marentes. Los dirigentes vecinales están recibiendo, apuntan, una ola de quejas por parte de la ciudadanía. "Es necesario que se cubran tanto las bajas permanentes que se generan por la jubilación de profesionales como las temporales".

La principal plataforma asociativa de Mieres percibe que, a raíz de la pandemia de 2020, la atención sanitaria no ha hecho más que empeorar. "Es una realidad que nos preocupa mucho, ya que como todos sabemos estamos en un territorio muy envejecido con un alto porcentaje de población con enfermedades crónicas que deben recibir una atención, la más rápida posible". Los dirigentes del movimiento vecinal perciben que el malestar ciudadano "está llegando al límite".

Hay ejemplos que ilustrar hasta qué punto la sanidad pública trabaja disminuida en la comarca del Caudal. M. L. es un vecino de la zona oeste de la ciudad que el 16 de abril sufrió un ictus. Tiene 48 años y fue atendido de urgencia. Tras ser estabilizado, fue dado de alta. "La revisión tenía que realizarse por protocolo a los 15 días, pero nos citaron con un mes de demora debido a la falta de médicos", explica la mujer de este mierense. Tras ser emplazados para el 15 de mayo, el reconocimiento sufrió un nuevo retraso. "Nos llamaron y nos dieron una nueva cita para el 31 de mayo", apunta la familia. "De nuevo se nos explicó que no había neurólogos disponibles". Con una inquietud creciente, asumieron la dilación, aún subrayando a los servicios médicos la gravedad de su caso: "Nadie asume ningún tipo de responsabilidad y te responden de malas maneras si dejas entrever tu malestar y pides que alguien te ofrezca una solución". La cosa ha ido incluso a peor. La cita del 31 de mayo también se han suspendido, esta vez sin nueva cita. "Nos dieron dos tratamientos, uno permanente y otro hasta la revisión. Al final hemos tenido que decidir por nuestra cuenta suspender este segundo entendiendo, sin apoyo médico, que hacemos lo correcto". Van camino de dos meses esperando por una cita con el neurólogo con un diagnóstico de ictus a los 48 años de edad.

El alcalde de Mieres, Manuel Ángel Álvarez, y la vicealcaldesa y concejala de Salud, Teresa Iglesias, reclamaron hace unas semanas al Gobierno del Principado "que se atajen las listas de espera y que se dote de más personal y recursos" al área sanitaria del Caudal. Los dos representantes municipales mantuvieron un encuentro con la consejera de Salud, Concepción Saavedra, y el viceconsejero de Política Sanitaria, Pablo García, unas horas después de haber aprobado en el Pleno municipal una moción presentada conjuntamente con Vox respecto al refuerzo en la sanidad pública. La mayor preocupación que manifestaron desde el Ayuntamiento es la situación actual de la sanidad en el concejo, debido a las largas listas de espera "tanto para consulta de especialistas como para intervenciones quirúrgicas".

Suscríbete para seguir leyendo