Inquietud en el extrarradio de Mieres por los ataques de perros: "Se pueden lanzar a un niño"

Los vecinos denuncian la presencia de canes sin control que han matado ya varias ovejas"

Alrededores de Ribono, donde se han producido ataques de perros.

Alrededores de Ribono, donde se han producido ataques de perros.

La presencia de perros en la ladera oeste de Mieres, la zona de Siana, está generando una creciente alarma social. El problema se ha acrecentado hasta tal punto que los cánidos sin control están causando daños en el ganado menor que hay en las fincas de los pueblos, con un buen número de ovejas muertas. Los vecinos reclaman más control sobre estos peligrosos canes y piden a sus propietarios "responsabilidad" a la hora de cumplir con la obligación de mantenerlos vigilados.

Una de las ovejas muertas.

Una de las ovejas muertas. / David Montañés

Los ataques a ovejas se han extendido a lo largo de las últimas semanas por toda la falda de la ladera de Siana, sobre todo entre la zona de Ribono y Paxío. Los vecinos, cansados de la pérdida de animales, han querido hacer público su malestar, reclamando más vigilancia policial en la zona. No tienen dudas de que los ataques son causados por perros del entorno, cuyos propietarios no asumen el control necesario. "Tenemos sospechas de quienes son los responsables, pero hasta que no lo podamos confirmar con pruebas de nada sirve", apuntan los afectados.

La inquietud por la presencia de perros sueltos no se circunscribe solo a los vecinos, sino también a los numerosos ciclistas y senderistas que diariamente transitan por la zona, de mucho trasiego deportivo debido a su proximidad con el casco urbano de Mieres. Son números los usuarios de esta transitada vía que han hecho públicos incidentes relacionados con el encuentro de canes sin control. La situación llegó a ser especialmente crispada el año pasado, cuando se generaron situaciones de "peligro y enorme tensión" al transitar por las proximidades del desvío a Espineo, donde habitualmente se encontraba un agresivo grupo de perros. Hubo senderistas que denunciaron haber sido atacados por casi una decena de animales.

La intervención de la Policía Local acabó logrando que los propietarios de los citados canes los mantuvieran controlados en sus fincas. Sin embargo, ahora la inquietud se ha trasladado a las poblaciones próximas. "Han matado numerosas ovejas, pero lo peor es que tienes miedo a que un día se lancen a un niño o a una persona mayor", señalan los vecinos que abanderan las quejas.

Las quejas de los afectados dejan entrever un gran malestar que apunta principalmente a la irresponsabilidad de los propietarios. El malestar no solo se concentra en los pueblos de la ladera oeste de Mieres, sino que también en las zonas altas hay quejas. En la vertiente opuesta del valle, en Polio, pace en verano una pequeña parte de la cabaña ganadera local. Se trata de un espacio con una enorme actividad senderista y cicloturista. En los últimos días se han producido incidentes con varios mastines, que han atacado a deportistas. "Los perros que nos atacaron se mostraron tremendamente agresivos y pasamos un muy mal rato. Entendemos que los ganaderos deben proteger su ganado, pero no a costa de la integridad del resto de personas que hacemos usos de espacios públicos", señala un cicloturista mierense.

La aprobación en abril de 2021 de la actual ordenanza reguladora de la tenencia de animales de compañía generó inicialmente recelos entre una parte de propietarios de mascotas debido a que la norma llegaba prohibir la presencia de perros en los parques del concejo. Sin embargo, el tiempo ha trasladado las quejas hacia quienes sufren los incumplimientos de las normas recogidas en el protocolo, sobre todo en lo relativo a la presencia de canes sueltos en espacios públicos y la recogida de excrementos.

Nueva ordenanza

El Ayuntamiento, por su parte, ha puesto el acento en el endurecimiento de las sanciones por maltrato. La nueva ordenanza municipal actualizó una normativa que había quedado totalmente desfasada, ya que el reglamento que expiró en 2021 databa de 1994. Son muchas las novedades y adaptaciones que se incluyeron, pero destaca sobre todo el endurecimiento de las sanciones. Las infracciones leves son sancionadas con entre 300 y 750 euros. Las graves vienen acompañadas de pagos de entre 751 y 1.500 euros. Finalmente, los incumplimientos graves conllevarán sanciones de hasta 3.000 euros. Este es el caso del maltrato animal. Los vecinos de la ladera de Siena reclaman un mayor control y que se sancione a quienes dejan los perros sueltos.

Suscríbete para seguir leyendo