El colegio José Bernardo reclama su deuda a las familias de Sama afectadas por la subida del comedor

El colectivo de afectados, a los que se les pide entre 0,25 céntimos y 200 euros, se niegan a pagar y exigen una solución a la Consejería

Las familias del colegio José Bernardo, el pasado miércoles ante la Junta General del Principado. | D. O.

Las familias del colegio José Bernardo, el pasado miércoles ante la Junta General del Principado. | D. O. / David Orihuela

Andrés Velasco

Andrés Velasco

Más presión para las familias del colegio público José Bernardo de Sama afectadas por la subida del precio del comedor. La dirección ha notificado a las familias la deuda que tienen con el centro educativo, que van desde 0,25 céntimos a 200 euros. El colectivo de afectados avanza que no pagarán el incremento del coste del comedor impuesto desde Educación a mitad de curso, y exigen a la consejera, Lydia Espina, que acepte reunirse con ellos para buscar una solución.

Explican las familias que la pasada semana recibieron "a través" de sus hijos "una carta de parte del equipo directivo del centro, en la que exponían una supuesta deuda que se tenía con el servicio de comedor tras la subida interpuesta por parte de la Consejería de Educación del precio del mismo".

Las cartas recibidas fueron, especifican, "de lo más variopinto: desde una deuda de 0,25 céntimos de euro a otras que sobrepasaban los 200 euros".

Ante esta coyuntura, los padres y madres afectados quisieron dejar clara su postura: "No reconocemos dicha deuda, ya que todas las familias hemos pagado el precio pactado en octubre de 2023 para el curso actual, que era de 5 euros al día y por niño, no 8,25 euros". Así, reiteran que "la situación sobrevenida que surgió es problema de la Consejería y no nuestro, por lo que tiene que ser la Consejería de Educación la que la solucione o en su caso el Gobierno regional, en ningún caso nosotros".

Las familias han preparado un escrito que cada una de ellas cumplimentará indicándole al centro su oposición a pagar ese dinero que les piden.

La situación del colegio José Bernardo –y también del colegio de Vega de Guceo, en Mieres– se atascó a comienzos de este año, cuando la empresa que prestaba los servicios de catering a varios colegios quebró. Esto llevó a la Consejería de Educación a sacar de nuevo a licitación el servicio de comedor, que, después de la adjudicación, incrementó su precio por alumno y día, aumento que repercutió a las familias de los alumnos usuarios del comedor. Además, este incremento no fue poca cosa, sino que las tarifas subieron más del cincuenta por ciento: de 5 euros a 8,25 euros por niño y menú.

Movilizaciones

Desde entonces, las familias se han movilizado buscando soluciones. Reuniones constantes con el Ayuntamiento de Langreo, protestas ante la Consejería o la Junta General del Principado, respaldo de varios grupos políticos... Sin embargo, hasta la fecha, nada ha sido suficiente para que el Gobierno regional les dé una solución que les resulte satisfactoria.

De esta forma, el colectivo de afectados también ha querido recordarle a la consejera Espina que han intentando "reiteradamente" reunirse de "manera formal" con ella, "pero la puerta siempre ha estado cerrada al igual que el darnos una solución". Las familias han advertido que no piensan detenerse hasta que se les dé una solución: "Lo único que queremos es un comedor asequible y de calidad para nuestros hijos".

Suscríbete para seguir leyendo