Policías de paisano vigilan en Mieres que se cumpla la normativa de control de perros: "Se está sancionando"

El Ayuntamiento incrementa el seguimiento sobre canes sueltos y recogida de excrementos: "Los dueños tienen derechos y obligaciones"

Un perro suelto en la senda de Rioturbio. | D. M.

Un perro suelto en la senda de Rioturbio. | D. M.

La presencia de perros sueltos en barrios del extrarradio urbano y en la zona rural está generando numerosas quejas, de las que el Ayuntamiento de Mieres se está haciendo eco. La Policía Local ha incrementado la vigilancia sobre el incumplimiento de la normativa que establece las obligaciones de control y mantenimiento de las mascotas y animales de compañía. "La Policía Local está sancionando, con tareas de vigilancia en las que participan agentes de paisano", destacan desde el gobierno local.

Las quejas más recientes se localizan en la ladera de Siana, donde los ataques a ovejas se han extendido a lo largo de las últimas semanas, sobre todo entre la zona de Ribono y Paxío. Los vecinos, cansados de la pérdida de ganado menor como ovejas, han querido hacer público su malestar, reclamando más vigilancia policial en la zona. No tienen dudas de que los ataques son causados por perros del entorno, cuyos propietarios no asumen el control necesario.

El Ayuntamiento percibe que hay un problema y los responsables municipales apuntan que se están tomando medidas. "Quien tiene animales tiene derechos, pero también obligaciones. Y debe cumplirlas". El gobierno local apunta que "es el principal mensaje que debemos enviar desde el Ayuntamiento". Señalan en esta línea que es cierto que, según los datos oficiales, "las situaciones de peligro por perros sueltos son hechos puntuales, pero eso no resta que sea un asunto que nos preocupa y sobre el que prestamos atención continua, porque garantizar la seguridad en la zona rural es una prioridad y actuaremos en consecuencia con quien la ponga en peligro".

La inquietud por la presencia de perros sueltos no se circunscribe solo a los vecinos, sino también a los numerosos ciclistas y senderistas que diariamente transitan por las sendas y pueblos del concejo. Son numerosos los usuarios de las subidas a Siana y al Llosorio, por ejemplo, que han hecho públicos incidentes relacionados con el encuentro de canes sin control. La situación llegó a ser especialmente crispada el año pasado, cuando se generaron situaciones de "peligro y enorme tensión" al transitar por las proximidades del desvío a Espineo, donde habitualmente se encontraba un agresivo grupo de perros, ahora controlado. Hubo senderistas que denunciaron haber sido atacados por casi una decena de animales. Los problemas ahora se han intensificado en Ribono, con varias ovejas muertas.

"Cuando se pone en conocimiento de la Policía Local situaciones de peligro actuamos con la mayor rapidez y celeridad posible . Lo hacemos en coordinación bien con el albergue de animales municipal o con la Consejería de Medio Rural en los casos de perros potencialmente peligrosos. También actuamos conjuntamente con la Guardia Civil en los ámbitos de su competencia", destacan fuentes del gobierno local.

Aumento

"En todo caso, no podemos olvidar la realidad: el número de animales de compañía aumenta de forma continua en los últimos años. Por eso hemos tenido que actualizar la ordenanza municipal y tomar medidas", subrayan los responsables del Ayuntamiento. "Nuestra prioridad ha sido combatir el maltrato animal y exigir el cumplimiento de las obligaciones que toda persona que tiene animales debe observar. Nuestro modelo pasa por apostar por la convivencia y garantizar los derechos de los animales, pero también por exigir el cumplimiento de las obligaciones a sus propietarios".

Suscríbete para seguir leyendo