Langreo ensaya para una catástrofe

Cruz Roja realiza un simulacro para convertir el polideportivo de La Felguera en centro de atención a damnificados en caso de una gran emergencia

Juan Carlos Valle, a la izquierda, dando indicaciones a los voluntarios de Cruz Roja en el polideportivo La Felguera. | D. O.

Juan Carlos Valle, a la izquierda, dando indicaciones a los voluntarios de Cruz Roja en el polideportivo La Felguera. | D. O.

David Orihuela

David Orihuela

Lo deseable es que no ocurra, pero si Langreo vive una catástrofe, ya sea inundación, incendio, explosión...está preparado para atender a los damnificados. La asamblea local de Cruz Roja acaba de montar su propio Equipo de Respuesta Básica en Emergencias (ERBE), el décimo que la entidad humanitaria pone en marcha en Asturias. Estos grupos están formados por voluntarios que "dan una respuesta básica ante una emergencia o catástrofe, garantizando una intervención más rápida, eficaz y flexible orientada a la persona, implicando a la población en la prevención y la preparación", indican desde la entidad. Ese equipo realizó ayer jueves un simulacro en el que el polideportivo de La Felguera, en el parque nuevo, un albergue que serviría para atender a las víctimas durante las primeras horas.

Lo primero que hicieron fue "valorar la infraestructura" y comprobar que el edificio es apto para acoger este tipo de dispositivo. Juan Carlos Valle es el jefe de zona de Cruz Roja y por tanto el encargado de dar el visto bueno al espacio. A partir de ahí, de comprobar que el polideportivo puede ser un albergue, lo primero que se hace es montar un centro de atención al ciudadano, "que funcionará un máximo de 48 horas". Un vecino afectado por una catástrofe llega al centro y va pasando por distintos puntos. "Lo primero que se hace es tomar los datos para intentar la reunificación familiar y gestionar todo lo que necesite la persona, ya sea medicación o atención de cualquier tipo", explica Valle. Fundamental es también un espacio en el que se ofrece comida y bebida para pasar esos primeros momentos.

En caso de que el afectado decida quedarse "pasa a una zona en la que se le asigna un camastro con un saco de dormir y un kit de higiene", además, explica Valle, "de atención psicosocial por parte de profesionales".

Si la emergencia a la que se está haciendo frente se prolonga en el tiempo, el polideportivo de La Felguera, pasaría a ser un albergue en el que los afectados podrían estar hasta 15 días. "Si se superan esas dos semanas, habría que montar un campamento para lo que deberíamos hablar con la administración y solicitar otro espacio", apunta el jefe de zona de Cruz Roja. Que no ocurra nada, pero si ocurre, Langreo está preparado.

Suscríbete para seguir leyendo