Natalia Fernández, la jueza pregonera de San Xuan dicta sentencia: "Ye la hora de pasar páxina y de xenerar idees"

La magistrada y profesora de Derecho en Barcelona ofrece un emocionante pregón en asturiano reivindicando al concejo como un referente cultural y solidario

Natalia Fernández, en pleno pregón.

Natalia Fernández, en pleno pregón. / Mara Villamuza

Andrés Velasco

Andrés Velasco

Emoción, reivindicación, asturianía, historia... La magistrada Natalia Fernández Suárez ofreció este viernes un emocionante pregón de San Xuan. Leyó un texto cargado de sentimiento, y lo hizo en asturiano, pese a llevar más de una década en Cataluña. "Llevar a Mieres contigo ye también comprobar con rabia que nosotros o nun pudimos o nun supimos reaccionar a tiempu contra’l declive que se nos venía enriba", dejaba como reflexión está jurista ante un auditorio repleto.

Público en el pregón.

Público en el pregón. / Mara Villamuza

Porque tras el "barrenazu" del mediodía, el pregón fue el arranque oficial de las fiestas de San Xuan. Y no defraudó Natalia Fernández, también "fía de Roberto’l de Figareo y de Mariena la de Sueros, nieta del Ferrerín d’Ablaña, campeón de cuatriada, y de Veni la de La Paraxuela". Porque si de algo presumió esta magistrada, que bien podría hacerlo de currículum, fue de mierensía. De sentimiento de la villa. Porque en su pregón reflexionó no solo sobre lo que significa ser de Mieres, sino especialmente sobre "lo que quier decir llevar a Mieres contigo".

Y Natalia Fernández explicó que para ella, "llevar a Mieres contigo, cuando la vida te llevó lloñe d’esta cuenca, ye date cuenta de que’l pasáu modela’l nuestru presente. Llevar a Mieres contigo ye sorprendete de la intolerancia hacia los otros". También hizo referencia al exalcalde Aníbal Vázquez en su reflexión: "Llevar a Mieres contigo ye sentir que se te partió l’alma en dos un mal 12 de noviembre -día del fallecimiento del regidor-. Aquel día llaceriosu, a 1000 kilómetros de distancia, nunca eché tanto de menos el mio pueblu. Fuimos un corazón solu, encoyíu llorando por un home bonu, pola honestidá, la coherencia, los ideales… pol últimu guerreru.", y agregó que "yo tamién soi fía d’Aníbal".

También dedicó buena parte de su exposición a reivindicar la cultura, y en especial el trabajo que el concejo ha hecho para intentar convertirse en un referente cultural en España. "Pese al que-y pese, Mieres ganó un puestu d’honor na escena cultural española. Ganóse col esfuerzu de toos, el municipal, de xuru, pero también el de toos esos músicos, grupos y bandes que dende esti valle colocaron a Mieres nel mapa musical, nun almirable exerciciu d’arte, modernidá, identidá y resistencia que yo quiero reivindicar dende equí", dijo.

Reconversión industrial

El pregón también la llevó hacia esa fallida reconversión industrial, pero también a mirar al futuro con esperanza. "Llevar a Mieres contigo ye también comprobar con rabia y murnia, cuando viaxes y conoces otros sitios afectaos pola desindustrialización, que nosotros o nun pudimos o nun supimos reaccionar a tiempu contra’l declive que se nos venía enriba". "Pero los tiempos de l’autocomplacencia y los llamentos pasaron", dijo, para agregar que "agora ye’l momentu de pasar páxina y d’imaxinar, de xenerar idees que nos abran el mapa de lo posible". "Ye la hora de parase a pensar cómo queremos vivir, d’imaxinar el Mieres pol qu enaguamos, d’aprovechar les nuestres esencies, fortaleces y valores colectivos", remachó.

Como no podía ser de otra manera, con un "¡Llarga vida a la cuenca minera!, ¡Puxa San Xuan! y ¡Puxa Mieres!" cerraba la magistrada este pregón ante una calurosa ovación del público. Aún en Barcelona, Natalia Fernández Suárez dejó claro que su corazón pertenece a esta villa.

Suscríbete para seguir leyendo