El pregón de San Xuan, íntegro: lee aquí la intervención de la Magistrada Natalia Fernández

LA NUEVA ESPAÑA te ofrece el texto original de la apertura de las patronales mierenses

Natalia Fernández durante la lectura del pregón. | Mara Villamuza

Natalia Fernández durante la lectura del pregón. | Mara Villamuza

Natala Fernández Suárez

Queríu alcalde, autoridaes, xente de Mieres…. un añu más, llegó’l solsticiu, un añu más, llegó San Xuan. Y con él llegó’l momentu de festexar lo que somos.

Preguntaréisvos munchos porqué soi yo la que tengo güei l’honor de dirixime a vosotros. La verdá ye que yo tamién. Cuando-y lo pregunté al nuestru alcalde, díxome, con esa sinceridá de la que tanto gastamos per esti valle, «porque yes de Mieres y lléveslu siempre contigo». Entós púseme a reflexonar sobre les dos coses, «ser de Mieres y llevar a Mieres contigo».

Sobre lo primero, sí, soi de Mieres, porque vengo de los Boleros y de los Mayinos (esos que dicíen que yeren más llargos que mayu) y porque soi fía de Roberto’l de Figareo y de Mariena la de Sueros, nieta del Ferrerín d’Ablaña, campeón de cuatriada, y de Veni la de La Paraxuela, la dulce cantarina que nun m’añaba con nanes sinon cantándome la Danza’l Carmen. Ella cuntábame cola so ternura infinita d’aquellos tiempos duros qu’intentaron someter a esti pueblu lluchador y arguyosu de la so dignidá. Ella falábame d’homes y muyeres que nunca se doblegaron, que soñaron con un mundu meyor pa los sos fíos y que, inquebrantables como carbayos centenarios, arriesgaron la vida y enxamás se rindieron ante la inxusticia. Pero falábame tamién d’un pueblu alegre, xuníu, que preparaba tol añu les sos dances ancestrales, como manifestaciones máxiques y rituales, reafirmadores de la so identidá colectiva. Dafechu, yá Estrabón, recopilando les fontes de Posidonio y les informaciones orales de los soldaos que participaron nes guerres de los ástures, refirióse a les dances de corros de los pueblos del norte, «que agarrados unos a otros de las manos, beben y danzan dando culto a una divinidad sin nombre». En Mieres siguimos honrando cada añu una reliquia viva heredada de los nuestros antepasaos, que güei centralizamos na Plaza l’Ayuntamientu cada nueche de San Xuan. Non en baldre los celtes cuntaben los díes por nueches. La medianueche yera asina l’entamu d’un nuevu ciclu, el momentu en que s’entama a danzar hasta l’amanecer. Mio güela falábame de cómo esta danza colectiva ensayábase tol añu y de cómo los sos mayores-y cuntaron qu’a la hora máxica los danzantes arrodiaben el fueu, pa depués abrise y dar una vuelta ritual. Asina, los vecinos de La Pasera, d’Oñón y de La Villa, garraos de la mano o del deu munín, danzaben pa visitase unos a otros, nuna gran hermandá colectiva, nuna demostración consciente d’armonía y de fraternidá. Ye esa fraternidá la que me presta creer que tou mierense lleva con él o con ella. La que determina que tengamos una forma de ser y tar nel mundu. Descendemos de la castra de los que dexaron la vida y l’alma afuracando esta tierra verde y hermosa. De los que se llevantaron contra la opresión illuminando a los demás y abriendo’l camín. Nun sé si como afirma’l nuestru alcalde llevo Mieres siempre conmigo. Pero gústame pensar que la mio estirpe, la estirpe de tolos mierenses, ye la d’eses muyeres valientes, lluchadores, que como diz Aitana Castaño na so obra Carboneras, «fueron las madres, abuelas, tías, hermanas, vecinas, amantes y esposas de todos los niños de humo, que se criaron y murieron con la cuenca minera metida en el corazón». Muyeres que nun se resignaron a la miseria, la inorancia, la represión y l’olvidu. Muyeres que llucharon codu con codu colos sos compañeros de vida contra les llágrimes y la inxusticia, a pesar de que además, munches vegaes, también teníen que lluchar col enemigu en casa. Muyeres que pelearon pa sobreponese al so destín, pa que los fíos d’esta cuenca tuvieren un futuru, y especialmente, pa que les sos fíes fueren llibres. Por eso yo siempre digo que vivo de prestao, que me llimito a disfrutar d’esa vida que soñaron, llucharon y consiguieron por y pa nosotres.

Llevar a Mieres contigo, cuando la vida te llevó lloñe d’esta cuenca, ye date cuenta de que’l pasáu modela’l nuestru presente. Llevar a Mieres contigo ye sorprendete de la intolerancia hacia los otros. Y qu’a esti valle llegaron folaes de desheredaos d’otros llares. Mio güela cuntábame cómo un día llegó mio güelu de la mina acompañáu d’un rapaz que topara durmiendo ente los fierros del taller de Nicolasa. Trayía tola so vida nuna maleta de cartón y calzaba alpargates. Traía fame y miseria d’aquella España gris de secañu. Ella cuntábame sorprendida que nin siquiera sabía garrar los cubiertos y comer en platu, sólo yera capaz de comer a ranchu. Como él, miles d’emigrantes vinieron a esti valle en busca d’una vida con dignidá. Y equí fueron acoyíos, nuna rede de solidaridá colectiva exemplar. Los recién llegaos deprendieron de los que yá taben, los que yá taben deprendieron de los que vinieron. Y xuntos construyeron llazos de fraternidá, faciendo de so esta tierra y faciéndola meyor. Güei, nueves folaes de desheredaos recuerren polos mesmos motivos qu’entós el camín hacia’l norte, ente los gritos cada vez mas ensordecedores de los intolerantes que, como les trompetes de Jericó, anúnciennos la destrucción llamándonos a les files del odiu. Fagamos honor a la nuestra tradición d’hospitalidá, demostremos qu’ente estos montes siguimos siendo una comunidá d’abellugu, d’acoyimientu, de solidaridá ente tolos seres humanos.

Llevar a Mieres contigo ye sentir que se te partió l’alma en dos un mal 12 de noviembre. Aquel día llaceriosu, a 1000 kilómetros de distancia, nunca eché tanto de menos el mio pueblu. Fuimos un corazón solu, encoyíu llorando por un home bonu, pola honestidá, la coherencia, los ideales… pol últimu guerreru. Solo los que sabemos cuánta sangre y cuántu amor colectivu hai detrás d’un turullu de la mina, pudimos comprender en tola so magnitú quién somos y qué perdimos entonces. Aquella tarde, el mio teléfonu reventaba de llamaes de mierenses de dentro y fuera del valle, d’Asturies, Madrid, Galicia, Cataluña, La Mancha, Londres, que desconsolaos queríen fundise nun abrazu d’orfandá. Ver a través de les pantalles les coles de los sos paisanos pa honralu, la impresionante despidida que se-y brindó, la ética de la so lliturxa, la sobriedá, el dolor sinceru y conteníu d’un pueblu, el silenciu énte un mundu rotu confirmóme que por más qu’haya quien pretenda normalizar la mediocridá y l’arribismu, hai una forma honesta de facer lo común. Que nun nos engañen, ye posible mirar pol otru, ye posible obrar con amor y sabiduría y si lo faes, la xente respóndete con amor y sabiduría. Si una texe relaciones dende’l compromisu, si escucha, si ye valiente y lleal colos sos principios, si concibe’l poder como una ferramienta pa cuidar y meyorar la vida de los otros, si nunca olvida d’onde vien, la vida en común garra sentíu y fainos meyores. Y d’esta miente, anque marchare, Aníbal dexónos la so última llección. Una llección que s’impartió más allá d’estos montes. Naquellos días yo viví, nos cafés de los tribunales, nes conversaciones al salir de les clases, nel ximnasiu, nes tertulies, nes sobremeses, cómo tarde o temprano alguien, asombráu y almiráu, acababa por preguntar: «¿Habéis visto lo de ese alcalde asturiano?» «¿pero habéis visto a la gente?» Y entós, el dolor de la perda calmábase al contestar con arguyu: «Sí, ye´l mio pueblu, yo tamién soi fía d’Aníbal». Aníbal vivió muncho menos de lo que-y tocaba, pero VIVIÓ con mayúscules, como solo lo faen unos pocos escoyíos, porque como dexó escrito Víctor Hugo «solo viven aquellos que luchan, aquellos cuyo designio llena el alma, los que marchan pensativos, enamorados de un fin sublime, aquellos cuyo corazón es bueno, cuyos días están llenos. Los que viven, señor, y a los otros, los compadezco».

Llevar a Mieres contigo ye tener la certeza de que la cultura rellaciona los saberes y la vida, enséñanos a soñar otros mundos, iguálanos, desalienta la esclusión, fai que cuidemos tolo bueno que recibimos del pasáu y que queramos deprender de lo ayeno, fainos llibres y tolerantes, impúlsanos a construyir. Oblíganos a pensar cómo queremos vivir realmente. Clarín retrató’l provincianismu como un estilu de vida llocalista, escuru, zarráu sobre si mesmu, cacique, cotilla, hipócrita, contrariu al cosmopolitismu y a cualquier progresu. El provincianismu ye al mesmu tiempu una acomplexada percepción d’unu mismu, de forma que desllumáu polos oropeles del centralismu dominante, el provincianu fai que se reniegue de los signos de identidá propios y s’acueyan con entusiasmu tradiciones ayenes a nós pol cenciellu fechu de nun ser les nuestres, mientres se dexen escayer hasta morrer les propies, y se convierten les ciudaes nun simple espaciu de circulación de capitales y turistes, un espaciu de consumu: toes iguales, toes entregaes al disfrute pasaxeru del visitante a costa del desaniciu de los sos habitantes. Creo de verdá que’l provincianu tien un mundu tan pequeñu qu’importa una madrugá porque-y da complexu una alborá. Qu’importa una feria de abril porque reniega d’un amagüestu. Pero tan estrencha ye la so visión que, na so insinificancia, cree que’l mundu acábase en Sevilla, en Madrid o en Benidorm. El provincianu reniega de la llingua de los sos güelos porque nel fondu reniega d’él mesmu, pero la verdá… ye que tampoco deprendió a falar inglés. El provincianu nun sabe, porque nun lo quier saber, que nesti pueblu, onde en 1854 echó a andar la segunda Ecuela de Minas del Estáu y hoi tenemos un campus que clama y rescampla pola innovación y la inversión, somos capaces de formar talentu sin renunciar a quien somos.

Yo, que me dedico a eso del Derechu, estudié sin salir d’esta villa nuna escuela pública fundada fai 100 años, que lleva’l nome de unu de los xuristes mas reconocíos del Estáu, profesor de la Institución Llibre de Enseñanza, pacifista, llibrepensador de postulaos revolucionarios na so época, tratadista brillante y catedráticu de Derechu Internacional y con tesis que siguen analizándose tovía nes facultaes de Derechu. Aniceto Sela Sampil, nacíu en Santuyano, dedicó la so vida a la educación y el so enfotu, como bon mierense, nun fue otru que dar formación y cultura al pueblu. Y baxo esi espíritu didácticu y anovador, nació’l nuestru Liceo, que sigue güei en pie. La mio infancia nesta villa, nesti pueblu mineru que’l provincianu desprecia, fue el d’una privilexada destinataria del esfuerzu social y cultural de la xeneración de los mios padres. Les tardes pasábense nel local de la Asociación Amigos de Mieres ente llibros, tableros d’axedrez, concursos de pintura, charles de poesía, arte o hestoria, música, proyecciones de películes, debates y, sobre too, illusión compartida y munchu amor pa construir una democracia en ciernu, p’apurrinos una sociedá meyor que la que-yos tocara a ellos. Tardes que después siguíen nel Sinagua o na plaza de Requexu, la guardería mierense de la mio neñez, ente pinchos de carne guisao y botelles de sidra, mientres unos usábemos de tobogán –a falta columpios– la barandiella blanca de les escaleres y otros arreglaben el mundu.

Sin salir d’esti valle, pudimos conocer el cine de Buñuel, acceder al espresionismu alemán de Fritz Lang, participar nuna simultánea con una de les figuras soviétiques del axedrez más reconocíes de la so época, subir un ochomil oyendo a Edurne Pasabán nes xornaes de montaña col inolvidable Lupas, espresanos con llibertá en «Radio Parpayuela», acceder a la cinematografía más puntera con «Cortomieres», venos a nosotros y a los nuestros paisaxes colos güeyos clarividentes de l’asociación de fotógrafos «Semeya», asistir a la dignificación de la nuestra espresión musical más propia y ancestral colos concursos d’asturianada o ver teatru independiente na Casa la Cultura. Sin salir d’esti valle, pudimos escuchar nel institutu públicu Bernaldo de Quirós a Antonio Gala, a Rafael Alberti, a Agustín García Calvo, a Julio Caro Baroja, a Terenci Moix, a Cela, a Andrés Amorós... En Mieres, dende 1990, convócase’l concursu de poesía en llingua asturiana con mayor sonadía d’Asturies, el «Teodoro Cuesta». Cada añu, na llocalidá bretona de Lorient, celébrase’l festival intercélticu más importante del mundu, onde más d’un millón de persones concurren al mayor acontecimientu musical y de l’arcu atlánticu. Güei tenemos normalizada la representación asturiana allí xunto coles otres 7 naciones celtes (Irlanda, Bretaña, Escocia, Gales, Cornualles, la Isla de Man y Galicia), tan normalizada que paez nun sorprender a naide que’l primer director non francés del festival seya un asturianu. Pero hai que recordar que’l festival nació en 1971 y que si güei Asturies ye delegación oficial nesi acontecimientu mundial, ye porque un grupu de visionarios y illusionaos mozos y moces mierenses, fundadores del grupu «L'Aniciu», onde militaba la nuestra querida Fini Suárez y a los que debemos que la muñeira de Carcarosa o la Sora Xuana –ente tantes otres– nun desaparecieran, trabayaron pa qu’en 1987 Asturies entrare con plenu derechu nel festival, pasando a integrar la tresnacionalidá cultural y artística atlántica, y siendo esi grupu de mierenses los primeros en representar oficialmente a Asturies.

Si digo too esto, ye porque siempre tengo presente que la cultura ni ye academicismu ni ye entretenimientu. Tampoco ye una pelea ente modernidá y tradición. La política cultural nun consiste en caltener a la ciudadanía malviviendo nun páramu intelectual durante tol añu, pa después ofrecer unu o nueve conciertos mainstream cuando lleguen les fiestes. Nun ye sostener l’anestesia colectiva pa qu’una selmana al añu y nes afueres de la ciudá, el pueblu se desfogue consumiendo y bailando rumba o reguetton. Tolo contrario, les polítiques culturales fáense tol añu, porque meyoren les condiciones de vida de la xente, creen ferramientes pa que les personas se conviertan en creadores de les sos propies condiciones y faen qu’aumente el conocimientu, que se faga comunidá o que se cree empléu. Pa comprobalo, basta con dir a Inglaterra, a Francia o a Alemaña.

En Mieres bien lo sabemos. Y tamos nello. Toi convencida de que tenemos que cuidalo y nun permitir un pasu atrás.

- Y ye que nos foros culturales de Barcelona, donde vivo, nun se fala de les dos grandes urbes asturianes, pero sí de que Barry Tashian, los Cynics, Nikki Hill o Wilko Johnson aterricen en España pa dar un conciertu en Mieres.

- Quien quiera ver les obres de creadores censuraos pol autoritarismu n’otres partes del Estáu, pue venir a Mieres, al so «Espaciu de Resistencia».

- Y a cualquiera que viva na península ibérica que-y preste la música celta, sabe que si quier ver en directo a los grandes, como «Wolfstone», «Capercaille», los «Tannahill Weavers», «Gwendal» o la «Bottine Souriante» tien que venir a la Folixa de Mieres

Pese al que-y pese, Mieres ganó un puestu d’honor na escena cultural española. Ganóse col esfuerzu de toos, el municipal, de xuru, pero también el de toos esos músicos, grupos y bandes que dende esti valle colocaron a Mieres nel mapa musical, nun almirable exerciciu d’arte, modernidá, identidá y resistencia que yo quiero reivindicar dende equí.

Llevar a Mieres contigo ye también comprobar con rabia y murnia, cuando viaxes y conoces otros sitios afectaos pola desindustrialización, que nosotros o nun pudimos o nun supimos reaccionar a tiempu contra’l declive que se nos venía enriba. Y que cuando fuimos conscientes de la decadencia y de que quizá podríamos tener fecho les coses de otra manera, asitiámonos nuna suerte d’autocomplacencia. Pero los tiempos de l’autocomplacencia y los llamentos pasaron. Vivimos cambios enormes, sí, cambios pa mal, pa mui mal, pero agora ye’l momentu de pasar páxina y d’imaxinar, de xenerar idees que nos abran el mapa de lo posible. Ye la hora de parase a pensar cómo queremos vivir, d’imaxinar el Mieres pol qu enaguamos, d’aprovechar les nuestres esencies, fortaleces y valores colectivos. Tenemos qu’enfotanos nes nuestres posibilidaes, creyenos, anovar, construyir una nueva realidá compartida, un futuru para los fíos d’esta cuenca como’l que se soñó n’otros díes y se consiguió pa otres xeneraciones en peores condiciones. Solo lo conseguiremos si además somos capaces de nun dilir la nuestra identidá y aprovechamos tolos valores y principios qu’heredamos de los nuestros mayores. Y tendremos que facelo como se consiguen siempre los grandes llogros a lo llargo de la historia: con enfotu pero con tolerancia, con xenerosidá y ilusión, mirando al otru, con fraternidá y, como decía Estrabón de los antiguos celtes… «agarraos unos a otros de les manos y dando cultu a una divinidá sin nome».

Mierenses, llegó San Xuan, colos que tán, colos que vuelven, colos que quieren tar. Dancemos, fartuquémosnos, comamos, bebamos, falemos, compartamos. Ye’l momentu de miranos a los güeyos, de soñar, de festexar y, como siempre, de resistir.

¡Llarga vida a la cuenca minera¡

¡Puxa San Xuan!

 ¡Puxa Mieres!