La Universidad rinde tributo al geógrafo Rafael Menéndez, fallecido hace un año

Compañeros, amigos y familiares recuerdan en Mieres la gran labor profesional y la "retranca marinera" de uno de los impulsores del CeCodet

La viuda de Menéndez, Sonia Prieto, se dirige a los asistentes en presencia de (por la izquierda) Fermín Rodríguez, Ignacio Villaverde, Ángel Martín, director de la Escuela Politécnica de Mieres, y Manuel Ángel Álvarez, alcalde de Mieres, tras descubrir la placa. | D. O.

La viuda de Menéndez, Sonia Prieto, se dirige a los asistentes en presencia de (por la izquierda) Fermín Rodríguez, Ignacio Villaverde, Ángel Martín, director de la Escuela Politécnica de Mieres, y Manuel Ángel Álvarez, alcalde de Mieres, tras descubrir la placa. | D. O.

David Orihuela

David Orihuela

A Rafael Menéndez (Peñerudes, Morcín, 1959) le hubiese encantado ver el partido del domingo en el que el Oviedo se juega el ascenso a Primera División. Era su equipo querido, pero la muerte le llegó "a destiempo" y con la "vida aún por vivir", en palabras del Rector de la Universidad de Oviedo, Ignacio Villaverde.

Seguro que Menéndez, fallecido en Gijón hace un año, hubiese tenido algún comentario jocoso sobre el playoff y lo habría compartido con sus amigos, pero el geógrafo no tuvo tiempo de celebrar la mejor temporada de su equipo en los últimos años, así que como dijo Villaverde, "a Rafa le molestaría que nos embargase la tristeza" y "el mejor reconocimiento que le podemos hacer es seguir trabajando en nuestros proyectos".

El Rector ejerció este lunes en el Campus de Mieres de maestro de ceremonia en el homenaje con el que los de aquí y los de allá, los de Asturias y Salamanca, recordaron al geógrafo, al profesor, pero por encima de todo, al amigo.

El acto, sencillo, consistió en la intervención de compañeros y amigos, de discípulos y familiares. Se descubrió una placa en la sala de juntas del edificio de investigación del Campos de Mieres, que a partir de ahora llevará el nombre del geógrafo, y se aplaudió, mucho, entre el llanto y la sonrisa, porque quienes le conocieron le echaban de menos pero también recordaban su sentido del humor, citado por todos los intervinientes, su "retranca marinera", en palabras de un emocionado Fermín Rodríguez, director del CeCodet de la Universidad de Oviedo, que Menéndez contribuyó a poner en marcha. Rodríguez tuvo que tomar aire en más de una ocasión en su breve intervención en recuerdo de su camarada de singladura durante décadas. Juntos pusieron en marcha el Centro de Cooperación y Desarrollo Territorial (CeCodet), y según Rodríguez, su compañero hizo bueno el lema que preside el centro: "Conocimiento y aventura". Juntos se embarcaron en mil y una aventuras desde que empezaron en 1984 a navegar en "La Hong Kong", "porque trabajábamos como chinos", hasta que construyeron "una herramienta de instrucción masiva", la Universidad Itinerante del Mar, con el Creoula, el Cervantes Saavedra o el Juan Sebastián Elcano.

Manuel Ángel Álvarez, alcalde de Mieres; Juan Ignacio Plaza, Catedrático de Geografía de la Universidad de Salamanca; Carmen Rodríguez, Directora de Departamento de Geografía de la Universidad de Oviedo; Luis Sánchez Arévalo, concejal de Educación del Ayuntamiento de Salamanca; José Rubio, exdirector del IES de Llanera, trazaron la trayectoria vital de Rafael Menéndez, el hombre y el profesor, el geógrafo y el amigo, en sus distintos escenarios.

Su viuda, Sonia Prieto, agradeció "el abrigo de todos" y cómo no, se emocionó al descubrir la placa con el nombre de su marido. "El dolor de la ausencia, hoy se constituye, en recuerdo valioso, que mantendrá viva su memoria al dedicarle este especial espacio en el CeCodet, lugar tan querido para él".

Suscríbete para seguir leyendo