Mieres intensifica los derribos por el abandono de sus barrios centenarios

El Ayuntamiento acaba de abordar cinco demoliciones en La Villa, que se suman a las dos acometidas también este año en Requejo

Los últimos derribos en el barrio de La Villa. | D. M.

Los últimos derribos en el barrio de La Villa. | D. M.

La moratoria urbanística en que Mieres lleva estancada desde principios de siglo ha tenido graves consecuencias en los dos barrios históricos que han mantenido una conexión con los tiempos fundacionales de la ciudad. Tanto La Villa como Requejo han sufrido un deterioro inmobiliario que los vecinos llevan años denunciando. Ante la imposibilidad de salvar ciertos edificios, algunos centenarios y en avanzado estado de ruinas, el Ayuntamiento, al menos, se está mostrando activo a la hora de derribar las construcciones que amenazan con venirse abajo. En los que va de año se han demolido cinco casas en La Villa y otra en Requejo. Además, se ha llegado a un acuerdo con un propietario de este último barrio para que asumiera una actuación de este tipo por iniciativa propia, lo que eleva a siete las viviendas que se han convertido en solares.

El último derribo en los barrios fundacionales de Mieres se acaba de abordar en La Villa. Se trata de una vieja vivienda situada entre el instituto Bernaldo de Quirós y la plaza de Pepa la Lechera. "Es una lastima que se haya dejado que el barrio languidezca, pero al menos se está actuando para evitar posibles desprendimientos que pongan en riesgo a los viandantes", señalan los portavoces de la asociación de vecinos. Subrayan, además, que varias casas abandonadas han dado cobijo en los últimos años a "okupas", casi siempre, personas con problemas de drogadicción. El año pasado uno de estos inmuebles fue pasto de las llamas. "Por suerte quienes pernoctaban en él no se encontraban en su interior cuando comenzó el fuego".

En La Villa se han demolido en los últimos años una decena de viviendas, casi siempre asumiendo el Ayuntamiento la actuación tras recibir autorización judicial. Las últimas cinco intervenciones, incluida la que se acaba de abordar, forman parte del mismo paquete de actuaciones. La administración local ha destinado una inversión de más de 100.000 euros para evitar que esos edificios en el corazón del barrio pudieran venirse abajo y causar alguna desgracia.

Los vecinos

"El estado de muchos de los inmuebles que se levantan en esta emblemática zona del casco urbano es deplorable", recalcan los vecinos. Junto con el imparable paso del tiempo, el abandono por parte de sus propietarios ha llevado a la ruina a estas construcciones. Desde los colectivos vecinales han exigido en numerosas ocasiones un plan de saneamiento del barrio, que permita rehabilitar edificios en vez de tirarlos. Pero el gobierno local afirma que tiene las manos atadas. Señalan que no pueden hacer más que cursar los avisos y requerimientos pertinentes a los propietarios para que rehabiliten las construcciones. Hasta que por seguridad y salubridad se ven obligados a actuar a través de estos derribos.

Los vecinos lamentan que con los derribos, que asumen necesarios a estas alturas, "se difumina parte de la historia de Mieres".

Suscríbete para seguir leyendo