Temor en el parque de Las Ubiñas a que la falta de medios de los guardas afecte al control del oso

Covadonga Tomé llevará a la Junta la queja de los pueblos, preocupados porque la menor vigilancia altere la convivencia con la fauna salvaje

Un grupo de turistas, avistando osos en Las Ubiñas, en una imagen de archivo. | LNE

Un grupo de turistas, avistando osos en Las Ubiñas, en una imagen de archivo. | LNE

Los vecinos de la vertiente lenense de Las Ubiñas-La Mesa llevan años denunciando lo que consideran una deficiente gestión y promoción del parque natural. En este marco de desencanto, en el que perciben que la protección del territorio genera "más restricciones que beneficios", los pueblos señalan un nuevo problema. Afirman que la "desatención" que sufren los guardas públicos del parque está afectando seriamente a funciones trascedentes, como la recuperación de la población de oso. Los portavoces vecinales reclaman más medios para que los citados trabajadores "puedan desarrollar adecuadamente sus atribuciones de control y seguimiento de la fauna salvaje para garantizar la convivencia entre las especies y el ser humano"

La queja de los vecinos se debatirá en la Junta del Principado. La diputada del Grupo Mixto, Covadonga Tomé, alerta de las "graves consecuencias" que tendrá en el parque natural de las Ubiñas-La Mesa "la desatención que está teniendo el Gobierno regional con los guardas del medio natural". La parlamentaria, tras recoger el malestar de vecinos del espacio protegido, destacó que "es una zona en la que el oso está en plena recuperación. La guardería del medio natural es imprescindible no solo para garantizar la recuperación de esta emblemática especie, sino también para asegurar la correcta convivencia entre osos, vecinos y otros colectivos con implicación en el espacio natural".

Covadonga Tomé se muestra sensible con las quejas vecinales. "En los últimos días se ha informado de varios avistamientos de osos en la zona. La Guardería confirma la presencia de ejemplares con crías en el espacio, una situación que sabemos que requiere de atención para asegurar que el censo de la especie siga creciendo", apunta la diputada de izquierdas.

Los problemas de la Guardería del medio natural en el parque natural de Las Ubiñas-La Mesa (que también fue protegido como Reserva de la Biosfera) vienen ya de lejos. Hace algo más de un año, los profesionales denunciaron falta de medios. Se referían, entre otras cosas, a uniformes, vehículos, prismáticos, etcétera. "Ahora, la situación ha empeorado por la falta de atención de la Consejería de Fomento", claman los portavoces vecinales de la zona alta del valle del Huerna consultados por este diario.

Situación de deterioro

La situación de deterioro del servicio ha derivado en que los guardas del medio natural se hayan ceñido a su horario tras años de trabajo voluntario. Los vecinos piden al Principado que busque una alternativa. Explican que los guardas del medio natural –atendiendo a sus derechos laborales– no trabajan más allá de las tres de la tarde ni los fines de semana.

Covadonga Tomé también ha analizado los citados problemas con los vecinos. "Hay que recordar al Gobierno de Asturies que la naturaleza no tiene turnos y que, por eso, deben llegar ya a un acuerdo que recoja las reclamaciones justas de los guardas del medio natural. Unas reclamaciones que se resumen en el respeto de sus derechos laborales y la justa retribución y compensación por su trabajo", recalca. La diputada subraya la necesidad de una Guardería del Medio Natural "bien dotada de medios humanos y materiales, ya que de este cuerpo depende el correcto cuidado de nuestra naturaleza".

Tomé también apunta que se trata de "una herramienta indispensable para la correcta convivencia entre vecinos, ganaderos, cazadores y otros colectivos con influencia en el medio rural".

El parque Las Ubiñas-La Mesa está protegido oficialmente desde el año 2006. Solo tuvo un instrumento de gestión estable durante tres años. Los planes para dar "contenido" al parque natural fueron anulados judicialmente, en dos ocasiones, tras sendas denuncias vecinales. El principal motivo fue el mismo en las dos ocasiones: la falta de una memoria económica. Los vecinos han venido haciendo públicas una larga lista de quejas que no cesa de crecer.

Suscríbete para seguir leyendo