Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ricardo Montoto

Dando la lata

Ricardo V. Montoto

Indefensos

El asalto al Capitolio como reflejo de la sociedad actual

El follón en el Capitolio estadounidense es uno más de los síntomas, cada vez más graves, de que la civilización occidental se halla en declive.

Es una pena, pero las democracias son cada vez más contestadas, mientras el autoritarismo va ganando adeptos.

Quién sabe, a lo mejor nos hemos cansado de ser libres y va siendo hora de que nos vuelvan a poner el ronzal.

Porque, por lo que se está viendo, no hemos aprendido o, directamente, no queremos vivir en libertad. Y bien que lo lamento, porque se trata de nuestro bien más precioso.

Ayer escuché que en EE UU hay 74 millones de habitantes que creen a pies juntillas las patrañas trumpistas y que reclaman una sociedad a imagen y semejanza de su disparatado líder, seguidores de las más desquiciadas teorías y creencias.

Me apena lo indefensos que estamos, a pesar del impresionante desarrollo técnico. Ante las dificultades nos comportamos como pollos sin cabeza, de modo ciertamente estúpido, que sólo puede controlarse a toque de corneta, por la vía obligatoria.

Y también venimos demostrando ser muy vulnerables a los engaños, por lo que caemos en manos de personas y grupos de intereses poco presentables, que obtienen su provecho de unas sociedades “panolis”.

El estrafalario asalto del Capitolio ha costado cinco vidas. Y ya nos enteraremos del número total de desgracias acontecidas en España resultantes de las imprudencias durante el temporal de nieve.

Nuestros antecesores fueron más inteligentes y sensatos. Y lucharon por educar a sus hijos para que pudieran defenderse en la vida, enseñándoles a apreciar y proteger lo importante. Nosotros, por el contrario, nos centramos en lo lúdico y divertido. Por ello, perdimos la capacidad de adaptación cuando el panorama se ensombrece y la diversión se complica. Y hacemos idioteces. Y nos dejamos embaucar por el primero que nos pone el caramelito en la boca.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats