Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Carlos Cuesta

A contracorriente

Carlos Cuesta

Historia de un alimañero

Domingo Calvo Testón, cazador profesional que acabó siendo un experto en la vida de los animales que capturaba

En este tiempo de bajas temperaturas, de frío, nieve y borrasca, los lobos disfrutan de ese ambiente gélido y níveo. Y hablando de lobos me vino a la mente un famoso alimañero que hablaba con esos cánidos y conocía perfectamente su conducta animal. Domingo Calvo Testón de Puente Piedra en Caso era todo un etólogo. Con su inteligencia natural y su universo montuno era un gran amigo de los lobos y se acercaba con valentía y astucia hasta sus guaridas y coqueteaba con ellos. En toda su vida profesional de alimañero cazó con sus trampas y estrategias a infinidad de animales salvajes especialmente lobos. Por cada pieza recibía una compensación del Ayuntamiento.

Era otro tiempo y otra época. Algunos lobos heridos los curaba y cuidaba como si fueran perros dóciles. Y otros muchos animales como jinetas, martas, tejones, jabalíes, zorros o corzos los adoptaba por un tiempo y recorría las ferias y mercados asturianos exhibiendo ese pequeño zoológico de los montes casinos.

Domingo Calvo Testón, con un lobo muerto.

En uno de sus episodios con los lobos domesticados sucedió un grave percance. Una tarde primaveral mientras daba de comer a su querido lobo Valdroguín, éste de manera repentina se abalanzó sobre Domingo y le lanzó dos mordiscos potentes en el brazo. El alimañero con su rudeza y carácter costumbrista agarró al lobo por la cabeza y comenzó a mordisquearlo con tal fuerza que el animal se amilanó y desistió de su empeño feroz. El momento lo vivió la mujer de Domingo, Carmina, quién sin pensarlo dos veces tomó una escopeta de las muchas y variadas que había en la casa y abatió al lobo.

Desde aquel día, Domingo siguió con su oficio, pero los animales que recogía con sus artefactos los cuidaba un tiempo en su hacienda y más tarde los devolvía al bosque. Precisamente a principios de los años setenta el naturalista Félix Rodríguez de la Fuente conoció a Domingo y se interesó por sus peripecias como alimañero y gran experto en el mundo de los lobos. Algunas escenas de lobos para el programa “El Hombre y la Tierra” de TVE, están rodadas en los montes del entonces coto nacional de Reres y Domingo y Félix respaldando esos planos secuencia. Toda un historia de un alimañero amante de los animales, aunque esa realidad pueda parecer una contradicción. Es tiempo de frío y nieve. Y los lobos siguen a sus anchas por tierras de Redes y en ocasiones golpeando la cabaña ganadera con los perjuicios que acarrea esta situación. ¿Habrá que recuperar la figura del alimañero?

Estos días he terminado un cuento infantil con ilustraciones de Bárbara Forcada Barreda donde el lobo Pipo y Domingo, el cuidador del bosque, son los protagonistas. Y el cuento se titula: “El lobo feroz que vive en Santa Clara”. Redes y su remembranza cotidiana.

Compartir el artículo

stats