Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La transición que ofrece Iberdrola en Langreo

De las alternativas a los empleados, que pasan por traslados a cientos de kilómetros, y de la falta de planes para reactivar la zona

Nos dice Iberdrola a los asturianos, a través de su Consejera Delegada la señora Ángeles Santamaría, que la empresa está “orgullosa” del plan de alternativas que están llevando a cabo desde que en noviembre de 2017 solicitó el cierre de la central térmica (CT) de Lada; que desde esa fecha comenzaron a trabajar para encontrar/buscar alternativas.

Han pasado ya más de 3 años y lo único que se les ocurre trasladar a los asturianos es que disponen de 120 MW. eólicos en el occidente asturiano construidos con proveedores de la región y que disponen de contratos con estos proveedores por más de 300 millones de euros para parques eólicos y plantas solares fotovoltaicas en diferentes comunidades y países.

Están también muy “orgullosos” de no dejar a nadie sin empleo, según dicen…

Vayamos por partes. Iberdrola no es precisamente una ONG; si contrata con proveedores asturianos (bienvenido sea) no lo hace por hacernos un favor ni obedece a ningún acuerdo sobre transición energética; lo hace porque estos proveedores les ofrecen unas condiciones de calidad/precio adecuadas; nada para compensar ningún cierre.

Si instala parques eólicos en Asturias, que por cierto ya disponía de dos, es por rentabilidad económica; tampoco obedece a una compensación por el cierre de la CT Lada.

Sobre la garantía de empleo para los trabajadores propios, no es ninguna concesión, lleva años reflejado en el convenio colectivo. Transición justa para trabajadores y centrales térmicas en cierre significa “alternativas en el propio emplazamiento” y no a centenares de kilómetros de distancia; ello solo contribuye a incrementar los territorios denominados “la España vaciada”.

El pasado miércoles día 24 de abril se anuncia, con gran satisfacción y euforia, la firma de un “Acuerdo para la transición justa”, único en el mundo, en donde las empresas con centrales térmicas en cierre se comprometen a buscar soluciones para los trabajadores, entre otras.

Seguramente es casualidad, pero el mismo día de esa firma se acercaron por la CT de Lada los señores de Recursos Humanos de Iberdrola con 8 cartas dirigidas a 8 jóvenes trabajadores, comunicándoles que iban a ser trasladados a los ciclos combinados de gas que la Empresa tiene en Castejón (Navarra) y a la nuclear de Cofrentes (Valencia); es decir a entre 400 y 800 kilómetros de distancia. Ocho familias que verán su vida seriamente alterada, a mucha distancia de Asturias y sin billete de retorno. ¿Entienden los firmantes de dicho acuerdo que esto es una “Transición Justa”? A esto se le llama un traslado forzoso y cuanto más lejos mejor; así concilia Iberdrola a sus trabajadores en Asturias. Indicar que desde el inicio de este proceso ya se fueron trasladados una decena de trabajadores.

Las expectativas para los trabajadores de las contratas no van más allá de optar al desmantelamiento de la instalación, lo que se traduce en 20 meses de contrato en el mejor de los casos. Hoy están la inmensa mayoría en el paro.

Langreo y los trabajadores de la CT Lada no se merecen este maltrato por parte de Iberdrola, que lleva en este emplazamiento más de 70 años, con severas secuelas para muchos trabajadores (asbestosis), para la población que soportó todos los inconvenientes propios de una actividad ruidosa y sucia (muy mejorada en la actualidad tras fuertes inversiones medioambientales) y para el municipio que se queda sin empleos y con cada vez menos habitantes y recursos.

Hay que preguntarse ¿Qué se hizo en estos 3 años abundantes? Yo diría que mucho ruido y pocas nueces, ya que no se ven proyectos en el horizonte. Iberdrola sin embargo, no perdió el tiempo. Cuando realizan la solicitud de cierre en noviembre de 2017 trabajábamos en la CT Lada casi 100 empleados propios y unos 55 de contratas. Hoy quedan alrededor de 10 de contratas y 38 propios, de los que 8 estamos prácticamente jubilados por la edad.

Para finalizar decir que Iberdrola no tiene intención de hacer nada en el emplazamiento de la CT Lada a menos que se le presione de alguna manera. Para ello resulta fundamental que sea el propio Presidente de Asturias y su Consejero de Industria quienes tomen cartas en el asunto de una manera decidida y exijan al Gobierno de España que no permita que Iberdrola se vaya de Langreo. Basta de paños calientes, a Iberdrola hay que decirle alto y claro que la sociedad asturiana no acepta cortinas de humo que solo esconden una intención, decirle adiós a Langreo. No nos resignamos a convertirnos en un desierto industrial. Exigimos compromisos de empleo y tejido industrial aquí, en Langreo.

Al Presidente del Gobierno de España, que pasó por aquí camino de El Entrego en diciembre de 2016 y a las ministras de Transición Ecológica e Industria los emplazamos a que visiten Langreo y vean la cicatriz industrial que cruza nuestro municipio.

A Iberdrola, compromiso social corporativo con este emplazamiento. Aquí dispone de todo lo necesario para una planta de producción de hidrógeno verde que se puede complementar con una instalación fotovoltaica. No hay excusas.

Compartir el artículo

stats