Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ricardo Montoto

Dando la lata

Ricardo V. Montoto

Como en el fútbol

Si recuerdan, hubo que aprobar una normativa contra la violencia en el deporte para, entre otras cosas, poner freno a la insensata actitud de buena parte de los dirigentes de los clubes de fútbol, que de lunes a viernes se dedicaban a “calentar” los partidos del siguiente fin de semana. Y como siempre hay algún idiota en el que calan las llamadas a la guerra, a machacar al rival, al exterminio del adversario, los actos violentos entre aficiones llegaron a ser un problema grave que costó vidas y no poco sufrimiento. Y los directivos que prendían la mecha, cuando se producía la explosión siempre alegaban lo mismo: no era nuestra intención.

Hoy, esa misma insensata estrategia parte del teatrillo político patrio, incapaz de componer discursos lógicos, fundamentados y sensatos, por lo que encubre su falta de formación con mensajes facilones dirigidos al ciudadano forofo, en cuyas tripas impacta esta palabrería estridente.

Esto, en mayor o menor medida, lo practican todos los partidos y, en especial, PSOE, PP, Unidas Podemos y Vox. Si unos son fascistas, machistas, xenófobos y herederos del franquismo, otros son socialcomunistas, chavistas, liberticidas y filoetarras. Y después vienen los mensajes coincidentes: hay que frenarlos, no pasarán, hay que movilizarse contra ellos, corruptos, tramposos, criminales, asesinos… El grosor del insulto es proporcional a la radicalidad de la formación pero, insisto, lo practican todos. Y también todos lloran, chivan y denuncian las descalificaciones ajenas, que son idénticas a las propias. Igualito que en el fútbol, para que los forofos se enzarcen.

El problema es que este proceder, tan poco político y tan demencial, además de no reportar ningún beneficio a la ciudadanía, como en el fútbol, es una mecha prendida buscando materia susceptible de explotar. O sea, lo que pretenden los partidos es convertirnos, no en sus votantes, sino en sus soldados. Y que nos partamos la cara por ellos.

Compartir el artículo

stats