DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Carlos Cuesta

A contracorriente

Carlos Cuesta

El CIS tabernario de Tezanos

Los fallos clamorosos en las encuestas del Centro de Investigaciones Sociológicas

Es un personaje siniestro en su manera de ser y por su actitud en la presidencia del Centro de Investigaciones Sociológicas. José Félix Tezanos Tortajada escribió de tabernidad en la revista Temas que él dirige para atacar a Isabel Díaz Ayuso y a todos los votantes que apoyaron a esta heroína matritense en los recientes comicios en la Comunidad Autónoma más avanzada de España. Y lo hizo saltándose a la torera la exigencia de la Junta Electoral de no mover ficha en la jornada de reflexión.

Pepefé Tezanos es un santanderino poco amigo de las tabernas, un sujeto de marca socialista que cocina a su antojo encuestas a su favor en ese instituto demoscópico tan vilipendiado en los últimos lustros como nunca pasó. Vive de la sociología y juega a sus anchas con el CIS para arrimar el ascua a su sardina y contestar con burdo atrevimiento a sus correligionarios de partido y sensaciones. Este señor no leyó al escritor y dramaturgo británico G.K. Chesterton en su “Taberna Errante” donde reivindica de manera antropológica que no económica el universo de los bares y su ambiente social. Y es que las tabernas son el reducto de la camaradería feliz, lugares de encuentro, de plática, de discusiones, de ánimo, de desahogo con las tramas políticas, de diversión y de satisfacer el gañote con golpes de vino o cerveza.

Tezanos se equivocó de plano. Y trató a los madrileños de vulgares tabernarios por su apoyo incondicional a la reina del chotis local. No estuvo fino en su escrito imperdonable y rastrero. Los pobres hosteleros madrileños acudieron en masa a votar para reivindicar sus negocios.

¿Qué sería Madrid sin bares, mesones, sidrerías o restaurantes? Lo mismo que España. Benditos bares a pesar de la idiota pandemia que todo lo estropea. Bares, qué lugares, qué entornos para el sosiego y las chanzas con la cerveza fría bien echada y esos torreznos apetentes o la ensaladilla rusa o tortilla de patata envidiable.

Sana hostelería madrileña, el mejor gremio del mundo de los servicios y un escaparate para los forasteros que llegan a la capital del reino. Tezanos con su impotencia y envidia ante la fuerza súbita de una política de nuevo cuño, liberal y directa se equivocó y embarró con sus palabras a todo un mundo hostelero que lo está pasando muy mal por la crisis sanitaria.

Este señor cántabro que odia las tabernas pero se atiborra de sobaos y anchoas en su despacho, hizo ascos a muchos empresarios que viven para el trabajo cotidiano alejados de la farsa encuestadora de un individuo contaminado por su ideología. No hay que olvidar que muchos partidos políticos surgieron en las tabernas y como ejemplo el PSOE, donde el tipógrafo ferrolano Pablo Iglesias puso la primera piedra para fundar esta organización. Y fue en casa Labra el 2 de mayo de 1879. Local que sigue vigente en Madrid próximo al Corte Inglés de la calle Preciados y popular y famoso por sus voladillos o fritos de bacalao junto a sus cañas de cerveza animosa.

Tezanos con su insulto y falta de respeto a unos votantes dispuestos a todo, debería dimitir y marcharse a su casa a rumiar quesadas, maganos encebollados o cocido montañés.

Pero aquí, en este solar ibérico no dimite nadie y todo vale, mientras Pedro Sánchez y sus acólitos otean el panorama político desde la buhardilla de la Moncloa preocupados por la alternativa liberal que ha surgido en Madrid y que recorrerá, más temprano que tarde, este estupendo país que es España, sumido actualmente en una deriva de incompetencia y envuelto en una pérdida de identidad nacional. Está visto que sin tabernas no somos nada y con Tezanos cocinando sus encuestas tampoco.

Compartir el artículo

stats