Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Javier Antuña

Tribuna

Javier Antuña

Coleccionista de música asturiana

Mino Menéndez, de Tuilla a Bruselas

Un cantante langreano que emigró, grabó discos y ofreció conciertos en Centroeuropa

Nacido en Valdesoto en 1945, Mino Menéndez y su familia pronto se mudaron al concejo de Llangréu donde residirían 17 años. Primeramente en L’Andaruxu y después la mayor parte de ellos en la localidad de Tuilla. El negro panorama que presentaba la actividad minera de la comarca, donde a los procesos huelguísticos había que añadir sus duras condiciones laborales, le llevó, siendo todavía un adolescente, a emigrar a Bélgica en 1962, concretamente a Bruselas. Inicialmente emigró solo, pero al año siguiente de su marcha de Asturies, tanto sus padres como sus hermanos le acompañarían en tal singladura. En la capital del país belga ejerció la profesión de cerrajero y zapatero –llegó a tener un negocio propio– habiendo trabajado previamente en empresas industriales y de electrodomésticos.

Mino Menéndez, de Tuilla a Bruselas

Mino Menéndez, de Tuilla a Bruselas

Gran apasionado de la música –ejercitada como cantante en maratonianas sesiones los fines de semana– la compaginaba con su actividad laboral. Junto a Florencio Moro y Alfonso Fernández formó el Trío Costa Verde en la década de los sesenta del XX, con los que además de grabar un par de discos sencillos en los años setenta del citado siglo, hizo un buen número de exitosas giras por países como Francia, Alemania u Holanda. Esta formación musical era deudora de los ritmos latinoamericanos así como de la canción española.

Luego grabaría cuatro singles en los posteriores años ochenta bajo el nombre de Mino Menéndez y su Chorvos donde, entre otras, se incluyeron temas como “Rumba rumbita rumbita”, “Un emigrante más”, dedicado al locutor de Radio Lieja José Pérez Luengos, natural de Uxo. Buena parte de estos discos serían recopilados en formato casete –que sepamos llegó a editar dos– en una de cuyas portadas se calificaba a Mino Menéndez como “El cantante de la emigración”; la otra llevaba el ilustrativo título de “Hijos de España”. En solitario también llegó a grabar un single con las canciones “Recuerdo de Asturias” e “Hijos de España”.

Su estilo musical bebía de la rumba con toques pop, así como de la canción melódica más españolizada, sin olvidar el repertorio asturiano en los directos cuando la ocasión le era propicia. De hecho, fue con una balada, la ya citada “Recuerdo de Asturias”, con la que llegó a ser finalista del concurso Euromúsica en 1983, en cuya letra podemos escuchar: “Que bellos tus prados, tus ríos y tus montañas, el puerto de Tarna y el pueblín donde nací”. Desafortunadamente Mino Menéndez no pudo disfrutar mucho ni de su tierra ni de los recuerdos, suponemos que indelebles, de ella, falleciendo en 1990 después de una grave enfermedad. Tras de sí dejó una carrera musical representada en una interesante relación de discos de vinilo y casetes, y unas, también suponemos, imborrables sesiones en directo de las que disfrutaron los emigrantes españoles en Bélgica y en los países limítrofes. Por lo que respecta a Asturies, a pesar de la promoción llevada a cabo en su momento desde algunas emisoras radiofónicas de sus canciones, y también en la televisión autonómica –con la que llegó a grabar un vídeo–, no llegó a tener el reconocimiento de público que si alcanzó en su particular diáspora centro europea.

Buena parte del repertorio de Mino Menéndez transmitía las vivencias de los emigrantes asturianos en Bélgica, y otros países de Europa, interpretándolo con un profundo sentir acusadamente aflamencado, sin que ello fuera óbice para dejar constancia de sus orígenes.

En la actualidad su obra despierta interés sólo en una minoría de coleccionistas de este tipo de sonidos, y en algunos estudiosos (Miguel Menéndez), siendo deseable un mayor reconocimiento institucional y del público en general, ya que más allá de gustos y opiniones musicales, sus grabaciones son el testimonio de un fenómeno histórico que tocó vivir –disfrutar y sufrir– a muchos asturianos, de los cuales un nutrido contingente provenían de las comarcas del Caudal y del Nalón.

Compartir el artículo

stats