Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Luis Alonso Vega

Con el precio de la luz se nos funden los plomos

El recibo de la electricidad y los consejos para ahorrar, entre ellos el de poner la lavadora de noche

Con el verano, con el calor, la amenaza de que nuestros recibos de la luz se nos disparan y los usuarios se quejan con razón. El organismo OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) dice a través de los medios de comunicación que nos quejemos a ellos, esperando que este movimiento acabe sirviendo para algo.

Lo que si dio su fruto con tanta protesta fue la disminución del IVA en nuestro recibo de la electricidad, pero continuaron aconsejándonos que plancháramos de noche, así como que pusiésemos la lavadora y el lavavajillas mientras dormíamos. Todo ello con el riesgo que alguna de nuestras queridas máquinas se estropeasen y que en vez de lavar, al levantarnos por la mañana, en vez de poner nuestros pies en el suelo o en las zapatillas, el agua pudiese llegarnos, como mínimo, a los tobillos y algún mueble de madera naufragase: ¡Qué dolor de cabeza y aún faltan los costes de todo lo averiado! Verdaderamente, unos consejos poco aconsejables para el sentido común.

¡Ah!, todo esto sin contar que con la humedad del escape de la lavadora, los plomos de seguridad se hayan fundido y usted con los pies en el agua y un alto riesgo de sufrir un accidente, de quedar electrocutado: ¡vaya broma! Y mientras tanto, el recibo de la luz sigue subiendo, y su precio ya está en máximos históricos.

Yo no tengo aire acondicionado, pero en cambio durante el verano mantengo los ventiladores encendidos. Y para evitar estas otras citadas causas mayores, seguimos planchando, lavando la ropa y la vajilla de día y, por tanto, soportando el recibo de la electricidad y alimentándonos cómo podemos. De alguna parte tendremos que ahorrar.

Compartir el artículo

stats